Revista D

Peligra el futuro de la humanidad por el calentamiento global

El cambio de clima determinado por un rápido calentamiento del planeta se orienta hacia una diversidad de efectos entre los que el más temible puede ser el crecimiento de los mares que llegará a extremos de hacer desaparece territorios completos, según conclusiones de estudios científicos, hecho ratificado por el especialista en el tópico Henk Ovink, representante especial de Europa, durante la realización de una conferencia cumbre sobre el tema, a principios del mes de julio, en Toronto, Canadá.

Por Alfredo Saavedra*

La ciudad de Miami podría quedar sepultada bajo el océano, como la mítica Atlántida, debido a su posición topográfica con respecto de los niveles del mar, conforme lo expuesto por Ovink, quien explicó que en las mismas condiciones se encuentran otros territorios como Nederlands (Países Bajos) donde un cuarto de su geografía está bajo el nivel del mar, pero que ante el riesgo descrito se trabaja para soluciones que serán recomendables para otras regiones del mundo bajo amenaza de igual peligro.

Aparte de lo manifestado por el experto Ovink, otras fuentes han señalado los peligros para las áreas continentales que están bajo el nivel del mar, que incluyen Nueva York y Bangladesh, así como también numerosas islas del Pacífico y en concreto varias de Indonesia, entre las que está la provincia Riau, que de no detenerse el calentamiento del globo y en consecuencia el alzamiento de los niveles del mar, serán absorbidas por el océano.

Respecto del tema, el científico de la Nasa, James Hansen, documenta que de continuar el cambio de clima sin detener la emisión de los gases, el nivel del mar para el 2100, puede subir de cinco a nueve metros, con lo que la hipótesis del hundimiento de territorios se convertirá en una siniestra realidad.

El crecimiento del nivel de los mares se atribuye al derretimiento de los glaciares que, según lo prueban estudios científicos, se produce en una proporción de cientos de toneladas por minuto, lo que tiene significación de alarma por otras consecuencias agregadas al aumento del agua en los mares.

Con el deshielo de los glaciares la fauna del ártico enfrentará incluso su extinción por causa de la desaparición de su hábitat y los osos polares ya dan señales de conflicto con su ambiente.

Las sequías que en la actualidad afligen diferentes partes del mundo son atribuidas al cambio de clima. En zonas de California, de importancia por su impacto en la economía y la sobrevivencia de la población, se ha producido una prolongada sequía, que de por sí constituye un desastre.

El problema del calentamiento del planeta se atribuye en particular al efecto invernadero que acumula la contaminación por la señalada emisión de gases causante de problemas preocupantes en la salud de los habitantes de las grandes ciudades como Pekín y Shanghai, en China, que incluyen en el continente Americano la ciudad de México, donde el fenómeno ha sido permanente.

Cruzada mundial contra el fenómeno

Calentamiento global, Clima, "temperatura media global", calentamientoPersonalidades de todo el mundo encabezan un movimiento dirigido hacia el encauzamiento de una cruzada para hacer conciencia en los poderes de gobierno, organizaciones políticas y de liderazgo social y de forma dinámica en la opinión pública a fin de que todos, como un solo conglomerado, cooperen en el esfuerzo de procurar que se pongan en acción las medidas para contrarrestar los factores que determinan el calentamiento del globo.

Uno de los pioneros del movimiento es el erudito Bill McKibben, autor de varios libros relacionados con el tema de la contaminación ambiental, entre los cuales está el titulado The End of Nature (El final de la naturaleza), un desgarrador relato sobre el destino del mundo de no detenerse el cambio de clima.

El autor clama en su obra por lo que denomina Restauración de la Tierra, al señalar que se está frente a uno de los más grandes desafíos en la historia de la humanidad.

El papa Francisco es una de las más destacadas personalidades involucradas en la cruzada contra el calentamiento del planeta y relevantes científicos han hecho pública su confianza en que la voz del Pontífice tendrá un significativo impacto en todos los sectores sociales y en particular en los que permanezcan indiferentes al problema y hasta los negadores del fenómeno, los representantes de las corporaciones de la industria del petróleo y quienes escriben en los medios en favor de esos intereses. Sobre el apoyo del Papa sobre el tema del cambio del clima, la profesora Katharine Hayhoe, de la Universidad Tecnológica de Texas, dijo: “La mayoría de científicos están contentos con que una figura como la del Papa se una a la preocupación por el problema”.

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, exaltó en fecha reciente la urgencia de que se encuentren soluciones al cambio de clima. Indicó el alto funcionario que los líderes del mundo y sus asesores deben de asistir con específicas soluciones a la conferencia Cumbre de París, que se realizará este diciembre, a fin de fijar prioridades para la real reducción de la emisión de los gases que inciden en el calentamiento del planeta y por consiguiente mejorar las condiciones de vida para la humanidad.