Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

21/04/13 - 00:00 Petén

Aldeas de frontera comparten cultura

Un campo de futbol, escuelas, iglesias y otros servicios que se encuentran en la parte norte de la línea divisoria entre Belice y Guatemala son compartidos pacíficamente por familias que residen en la comunidad El Arenal, en Melchor de Mencos, Petén, y la aldea El Arenal, Benque Viejo del Carmen, Belice.

Lucas Salvatierra, vicepresidente del Consejo Comunitario de Desarrollo de El Arenal, Petén, indicó que en ese lugar habitan alrededor de 170 familias, y que desde su fundación, hace más de cinco décadas, no se ha registrado incidente alguno, como los ocurridos en la zona sur de la región petenera.

Añeja amistad

Salvatierra mencionó que vivir en paz y armonía es parte de la añeja amistad y acuerdos positivos entre ambos grupos de vecinos, y cuando hay momentos de descanso se reúnen para jugar futbol en una cancha que tiene una portería en el lado guatemalteco y la otra en tierras beliceñas.

Salvatierra dijo que en este sector niños guatemaltecos reciben clases en una escuela del vecino país, y en menor número menores residentes en este acuden a un establecimiento educativo del lado nacional.

Agregó que también existe una estación con policías beliceños, pero estos solamente permanecen en el lugar para llenar un requisito para brindar seguridad en la frontera, porque los habitantes no les ocasionan ningún problema.

“Es una bendición vivir en paz y armonía con los vecinos y autoridades, por lo que no entiendo por qué ambos gobiernos quieren hacer una consulta popular”, expresó Salvador Ortega, vecino de la aldea El Arenal, Petén.

José Valladares, integrante del concilio municipal de El Arenal, Belice, mencionó que los vecinos peteneros solo con un permiso verbal por parte de los policías beliceños pueden llegar hasta el municipio El Cayo —20 kilómetros—, lo cual es muestra de las buenas relaciones entre vecinos.

Valladares añadió que cuando ocurre un fenómeno natural, los edificios de las iglesias evangélicas y las escuelas funcionan como refugio para las personas, sin importar del lado en que se encuentran instalados.

POR RIGOBERTO ESCOBAR /

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.