Deporte Nacional

Boxeadores guatemaltecos prometen pelear con el corazón

Desde que tomaron la decisión de dedicarse al deporte de los puños, la vida de Álvaro Vargas —49 kilos—, Eddie Valenzuela —52—, Juan Reyes —56— y Carlos Tobar —64— cambió de forma rotunda.

Por Edwin Fajardo

Los cuatro boxeadores nacionales posan y reflejan una mirada seria y ganadora: Juan Reyes —izquierda al frente—; Carlos Tobar —derecha al frente—: atrás, Álvaro Vargas —rojo— y Eddie Valenzuela —azul—.
Los cuatro boxeadores nacionales posan y reflejan una mirada seria y ganadora: Juan Reyes —izquierda al frente—; Carlos Tobar —derecha al frente—: atrás, Álvaro Vargas —rojo— y Eddie Valenzuela —azul—.

Dejar a los familiares más allegados en sus hogares, tener arduas jornadas de entrenamiento, sobrevivir con lo justo y lidiar con los golpes que sufren a menudo es parte del repertorio a lo que tienen que hacerle frente los pugilistas nacionales.

Panorama que cambia de forma positiva cuando los resultados son los esperados; como la clasificación a los Panamericanos de Toronto 2015.

Eddie Valenzuela, el más experimentado, peleará en sus cuartos Panamericanos —Guadalajara 2011, Río de Janeiro 2007 y Santo Domingo 2003— con la mentalidad en obtener una medalla que se le ha vuelto esquiva y que solo Tomás Leiva, bronce en 57 kilos, ha sido capaz de ganar —Mar de Plata, 1995—.

“Espero poder regresar con una presea en mis cuartas justas panamericanas. Llego con más experiencia”.Eddie Valenzuela, pugilista nacional.

Juan Reyes, el orgullo de San Benito, Petén, Álvaro Vargas, de Santa Elena, Petén, y Carlos Tobar de La Esperanza, Quetzaltenango, tendrán su primera experiencia.

Ganador de la medalla de bronce en los pasados Juegos Centroamericanos del Caribe de Veracruz 2014, Juan Reyes llega con altas expectativas.

Con un bronce en San José, Costa Rica 2013 —Centroamericanos— y una plata en Mayagüez 2010 —CA y del Caribe—, Álvaro Vargas buscará regresar de Toronto con una presea.

Tobar, el más joven, con 19 años, no se separa del sentimiento de sus compañeros y en las justas anhela que la bandera nacional ondee alto.