Economía

Recesión se debe a factores internos

Las condiciones externas aún lastran el crecimiento en América Latina y el Caribe, pero varios países están en recesión fundamentalmente a raíz de factores internos, estimó ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por AFP y Mundo Económico

Alejandro Werner, economista en jefe del Hemisferio Occidental para el FMI.
Alejandro Werner, economista en jefe del Hemisferio Occidental para el FMI.

En un artículo publicado en el blog del FMI, Alejando Werner, economista jefe de la entidad para el Hemisferio Occidental, afirmó que la mayoría de los países latinoamericanos y del Caribe están adaptando sus economías a un escenario con precios bajos de materias primas.

En esos países, apuntó Werner, la transición a una economía con precios deprimidos de commodities se realiza de forma “ordenada”, con “una combinación de políticas que respaldan un elevado nivel de empleo y un crecimiento moderado”.

Sin embargo, economías importantes de la región deberán terminar el año en recesión, que en el caso de Brasil deberá llegar a -3.8%, una contracción igual a la que ya había experimentado el año pasado.

En la opinión de Werner, la caída en los precios internacionales del petróleo y de las principales materias primas representa un “lastre” para varios países, aunque esos casos de contracción obedecen a “factores internos”.

En el caso de Brasil, la continuidad de la contracción se debe a “una combinación de desaciertos en la aplicación de políticas, fragilidades macro económicas” y un conflictivo escenario político.

“El deterioro de la posición fiscal y la dinámica de la deuda pública incidieron con fuerza en el derrumbe de la confianza”, añadió.

En tanto, Argentina, la tercera mayor economía de la región, inició a fines de diciembre una “ambiciosa y muy necesaria” transición para eliminar distorsiones y desequilibrios, con un conjunto de medidas.

El FMI prevé que Argentina cerrará el 2016 en retroceso de -1%, después de hacer cerrado el año anterior con crecimiento de 1.2%.

En Venezuela, la situación mantuvo la tendencia al deterioro ante “distorsiones de políticas y desequilibrios fiscales que siguen sin resolverse”. En compensación, América Central y el Caribe se beneficiarán de la recuperación de la economía de EE. UU.