Revista D

El Cerrito del Carmen muestra una imagen renovada

El espacio se empezó a revitalizar hace 10 años.

Por Roberto Villalobos Viato

Hoy, el parque cuenta con seguridad las 24 horas por parte de la Municipalidad de la Ciudad de Guatemala. Foto Prensa Libre. Roberto Villalobos Viato.
Hoy, el parque cuenta con seguridad las 24 horas por parte de la Municipalidad de la Ciudad de Guatemala. Foto Prensa Libre. Roberto Villalobos Viato.

El parque del emblemático Cerrito del Carmen lucía abandonado hace algunos años. Asimismo, se percibía como una zona peligrosa. Sin embargo, hoy tiene un nuevo rostro. Tiene belleza y seguridad.

De esa cuenta, los visitantes pueden caminar con tranquilidad, sentarse para leer un libro o simplemente reflexionar en el fresco entorno verde.

Muchos aprovechan la inclinación del terreno para ejercitarse. Otros pasean tomados de la mano, quizás diciéndose palabras de amor. El lugar, incluso, se ha vuelto popular entre los fotógrafos, sobre todo los que se especializan en bodas, quinceaños o modelaje.

Por supuesto, también hay una gran cantidad de fieles católicos que visitan la cima de la colina, pues ahí se localiza la pequeña ermita consagrada a Nuestra Señora La Virgen del Carmen.



Mucha tranquilidad y frescura se siente de lunes a viernes. Los fines de semana hay muchos más visitantes. Foto Prensa Libre: Roberto Villalobos Viato
Mucha tranquilidad y frescura se siente de lunes a viernes. Los fines de semana hay muchos más visitantes. Foto Prensa Libre: Roberto Villalobos Viato


El paseo

El parque se puede visitar todos los días de 6 a 18 horas. Una de las puertas de ingreso está en la avenida Juan Chapín, en la zona 1. También a la vuelta, en la 12 avenida y 2 calle,  donde hay acceso para automóviles.

En la parte baja hay una pequeña y bien surtida tienda de madera. Alrededor, unas mesas cubiertas por la sombra de los árboles. A unos pasos se entretienen los niños en los columpios, resbaladeros y demás juegos.

En otro sector está la Plaza Guatemala-México, inaugurada el 14 de febrero de 1935, para simbolizar la amistad  entre los dos países.

El monumento tiene las imágenes de fray Bartolomé de las Casas, Bernal Díaz del Castillo, Matías de Gálvez y fray Payo Enríquez de Rivera. Al centro, en la parte superior, está el escudo de la capital; abajo, una fuente.

Cerca de ahí está el Arco de los españoles, aprovechado por la gente para sacar bonitas instantáneas.

Al otro lado, paralelo a la avenida Juan Chapín, hay un camino empedrado que lleva hasta la Plazoleta Rotaria, donde, a mediana altura, ya se divisa algo de la capital.

Unos metros más adelante se ve la cuesta que lleva hasta la Ermita. No es difícil subirla si se va despacio. De todas formas, conviene ir lento para apreciar los espacios jardinizados.

Arriba está la iglesia y su torreón de blancos impecables. Al lado, la estatua de Juan Corz, el ermitaño franciscano nacido en Génova que, desde España, trajo la imagen de la Virgen y  en 1620 levantó en el cerro la primera ermita.



El renovado Cerrito del Carmen lo hace atractivo para hacer fotografías de bodas y quinceaños. Foto Prensa Libre: Roberto Villalobos Viato.
El renovado Cerrito del Carmen lo hace atractivo para hacer fotografías de bodas y quinceaños. Foto Prensa Libre: Roberto Villalobos Viato.


Actividades

La Fundación Teoxché, en alianza con la Municipalidad de la Ciudad de Guatemala, son los encargados de su revitalización. “Se han invertido más de Q8 millones en los últimos 10 años”, asegura Carolina Alejos, directora de la institución sin fines de lucro.

Aunque entre semana es visitado por pocas personas, los sábados y domingos tiene más movimiento. En estos días se organizan actividades culturales como pintura y guitarra, así como de beneficio para la salud, como tai chi y aeróbicos. También se instalan ventas de comida, aunque  llevar alimentos de casa también es una opción, ya que es posible hacer un tranquilo picnic con la familia o amigos.