Revista D

Los campeones de la limpieza

Se recolectaron dos mil metros cúbicos de basura en Semana Santa.

Por Ana Lucía González

Un equipo de 300 personas del programa Limpia y Verde trabajó en el aseo de la ciudad. (Foto Hemeroteca PL)
Un equipo de 300 personas del programa Limpia y Verde trabajó en el aseo de la ciudad. (Foto Hemeroteca PL)

Armados con escobones, palas y costales, cerca de 300 efectivos del programa Limpia y Verde, de la municipalidad capitalina, se aprestaron  en varios equipos  para  barrer las calles y avenidas, detrás de cada cortejo procesional durante la Semana Santa.

Fueron nueve  días de arduo trabajo, desde el sábado 19 hasta hoy, Domingo de Resurrección, muchas veces bajo el ardiente  Sol o  hasta las primeras horas de la madrugada.

Las cuadrillas no descansaron en estos días. Organizados   en equipos de 25 personas, de la mano de dos supervisores, los trabajadores  recogieron un promedio de dos mil metros cúbicos de desechos, entre arena, serrín, cartón, pino, flores y otros residuos. 

La mayor actividad  se concentró en el Centro Histórico, por donde pasaron 21 procesiones, lo que implicó barrer   unas mil 900 alfombras, que significaron largas y  ajetreadas jornadas.

“El trabajo comenzó desde  la Cuaresma y se intensificó en la Semana Mayor porque también hubo    25 procesiones en los barrios”, informa el arquitecto Edison Morales, coordinador general del programa Limpia y Verde, quien lleva 12 años de estar involucrado en este departamento.

Largas jornadas

Los recorridos procesionales cambian poco. En los últimos tres años  al número de cortejos del Viernes Santo —la Merced por la mañana  y  a las 15 horas el Santo Entierro  de El Calvario, La Recolección y Santo Domingo, que  ingresan hasta la madrugada del sábado— solo se le han sumado tres: San Francisco, San Sebastián y Santa Catalina.

El volumen de basura de un año para otro se ha mantenido, afirma Morales, pero  las pequeñas romerías de Viernes Santo intensifican el trabajo porque desde la madrugada el protocolo incluye contratar un equipo especial con camiones de volteo y cargadores frontales lo que  representa, además, tres turnos  para los recolectores.

Una de las normas  que se respeta para guardar la solemnidad de los  cortejos  es que las cuadrillas no ingresan a la Plaza Central el Viernes Santo hasta que finalice la jornada, indica Morales.

Importantes

Otros séquitos  que demandaron atención  con un despliegue extra de personal fueron: el Lunes Santo, por la procesión de la iglesia de la Parroquia de la Santa Cruz, zona 6. 

El Jueves Santo destacó el recorrido de la   de Candelaria, en la zona 1 y el Domingo de Resurrección, la procesión de  Nuestra Señora de la Asunción, en la zona 2.

“Hubo críticas  como felicitaciones, es parte de nuestra idiosincrasia, pero el objetivo principal era mantener la ciudad limpia”, dijo Morales.

En la provincia



En Antigua Guatemala se involucraron cerca de 120 efectivos divididos en dos grupos de trabajo. (Foto Miguel López)
En Antigua Guatemala se involucraron cerca de 120 efectivos divididos en dos grupos de trabajo. (Foto Miguel López)


El tren  de aseo municipal de la ciudad colonial  para las vías procesionales —12 cortejos en el casco histórico, y cuatro en las aldeas— involucró un equipo de 120 personas, el cual varió de acuerdo con el volumen de cada jornada.

Se recogieron 358 alfombras y recolectaron un promedio de 447 metros cúbicos de basura, informó Luis Ramírez, director del Servicio Público de la Municipalidad de Antigua Guatemala.

Gerson López, secretario operativo de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam), indicó que las  338 municipalidades del país tienen problema durante esta época por el  incremento de basura, pero solo unas 80, sobre todo las de las  cabeceras municipales, cuentan con trenes de aseo organizados.

  • 1,900 alfombras se barrieron en la zona 1 de la Ciudad de Guatemala.
  • 21 cortejos procesionales fueron atendidos en el Centro Histórico de la capital y 25 en distintos barrios.
  • 447 metros cúbicos de basura se recogieron en la ciudad colonial.