Revista D

Valverde, el genio de los valses

El músico quetzalteco cumple 60 años de fallecido.

Por Roberto Villalobos Viato

Mariano Valverde es el autor de Noche de luna entre ruinas. Ilustración Prensa Libre: Kevin Ramírez.
Mariano Valverde es el autor de Noche de luna entre ruinas. Ilustración Prensa Libre: Kevin Ramírez.

Uno de los grandes personajes de nuestro país fue Mariano Valverde, el genio de los valses.

El virtuoso compositor, marimbista, guitarrista y pianista, hijo de Mariano Valverde Álvarez y de Sofía Ortega, nació en Quetzaltenango, el 20 de noviembre de 1884. Es considerado uno de los principales músicos del género bailable con rasgos regionales de la primera mitad del siglo XX.

Estudió en el Instituto Nacional para Varones de Occidente, recibió clases de música de forma y privada y luego pasó al Conservatorio Nacional.

Su carrera destacó también por ser director de la famosa Marimba Hermanos Hurtado, conjunto con el que viajó a Estados Unidos en una gira que duró entre 1908 y 1910. Fue precisamente allá donde grabó en acetato la mayor parte de su repertorio; esto, de la mano de las casas Víctor, Columbia y Brunswick. Posteriormente, The Rose Valley Company, de Filadelfia, productora de rollos para pianola, reprodujo varias de sus composiciones, conservadas hoy en manos privadas.

En 1915, con la venia del dictador Manuel Estrada Cabrera —quien era simpatizante del instrumento nacional—, el grupo viajó a la Feria Internacional de San Francisco, en California, donde se presentaron como Marimba Centroamericana, cita el libro La marimba Maderas de mi tierra, embajadora musical de Guatemala, del historiador Alfonso Arrivillaga Cortés.

Asimismo, participó en exposiciones marimbísticas llevadas a cabo en Xela (1917), con la presencia del Señor Presidente, quien era oriundo de aquella localidad.

En 1919, Valverde continuó con su formación musical en México, adonde llegó acompañado por el connotado escultor Rafael Yela Günther.

Más adelante, con la marimba cromática ideada por Sebastián Hurtado y Julián Paniagua, Valverde encontró nuevas posibilidades melódicas. Su formación académica también hizo que impulsara entre sus estudiantes la interpretación marimbística mediante partituras, no solo de oído.

Un ícono

Aunque compuso más de 200 piezas, Valverde es recordado por la melodía Noche de luna entre ruinas, uno de los valses más emblemáticos del imaginario musical guatemalteco.

Algunos historiadores afirman que estuvo inspirada en el terremoto de San Perfecto (18 de abril de 1902), el cual causó gran daño a la población altense. Sin embargo, Igor de Gandarias, doctor en Artes musicales, identifica dicha composición con el sismo del 25 de diciembre de 1917 y sus potentes réplicas. En ambos casos hubo Luna llena.

“Este vals, además de su expresividad melódica y riqueza armónica, tiene elementos de nostalgia, esperanza, angustia y alegría, los cuales van impregnados con el sentir regional”, comenta De Gandarias.

Presente

El maestro Valverde falleció en la Ciudad de Guatemala el 27 de diciembre de 1956. Hoy, su música es interpretada en ciertas temporadas por la Orquesta Sinfónica Nacional. Asimismo, se escucha por algunos medios de radiodifusión.

Obras

Valses. Acuérdate de mí, Alma bohemia, Aves marinas, Bajo los árboles, Celajes, Corazón de oro, El chichicaste, El último amor, En la playa, Ensueño, Evocación, Gratos recuerdos, Heliotropo, Hesitation, Horas grises, Indecisión, Inquietud, La alegría de vivir, La caída de las hojas, La ciudad de las cumbres, Luna de enero, Luz y sombra, Madreselva, Mujeres sin alma, Noche de luna entre ruinas, Noches de amor, Noches de noviembre, Ondas azules, Oración, Por un beso, Quetzaltenango, Reír llorando, Revelación, Siempre viva, Silencio, Tentación, Todo pasa, Triste desengaño, Turismo guatemalteco, Último amor, Venus, Visión de juventud y Volcán Santa María.

Música de cámara. Meditación (violín, cello y piano)

Banda. Libertad (marcha), Ondas azules (vals) y Noche de luna entre ruinas (vals)

Piano. That Chapulin Rag, Intermezzo húngaro, La familia Pinocho: Pinocho (chotis, 1940), Pinocha (mazurca, 1941) y Pinochita (tango, 1942)

Blues. Allá lejos y En la playa

Estudio. Mar y cielo

Foxtrot. Alegría de payaso, Amores nocturnos, Ecos de la selva, El chapulín, Mar y cielo, Quiebracajetes (fox tango) y Recuerdos de New York

Marchas. Libertad y Marcha fúnebre

Mazurcas. Adiós, Ausencia y Mi viejecita

Sones. El chivo (son nacional), El solitario y El tecolote

Guitarra. Preludio

Música vocal. Amaos los unos a los otros (himno) y Miserere (canto y piano)

Fuentes: Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala / Diccionario de la música en Guatemala: música popular y música popular tradicional, del Centro de Estudios Folklóricos, de la Universidad de San Carlos.