Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

27/01/13 - 00:00 Revista D

Cascarrabias pero buen tipo

Franco y directo. Ingenioso y apabullante. Irreverente y mordaz. Cascarrabias, pero buen tipo. Así es el escritor y publicista Jorge Carro López —Buenos Aires, Argentina, 1933—, quien reside en Guatemala desde hace unos 25 años. “El título que me acredita como doctor en Filosofía y Letras nunca me sirvió. Con eso me hubiera muerto de hambre. Hoy está colgado en el baño de visitas de la casa de mi hermana”, cuenta, con su característico acento gaucho.

POR ROBERTO VILLALOBOS VIATO D LETRAS

Carro, próximo a vivir su febrero número 80, es un lector de tiempo completo. Su habilidad para escribir empezó en su centro de estudios. “Con los informes que nos ponían en el colegio, allá en mi país, llegué a pensar que podía escribir. Luego, a los 17 años, trabajé en la radio del Estado, y para ganarme unos mangos extra me metí en la publicidad”, recuerda.

“¿Qué es publicidad? Para mí fue una manera de ganar dinero fácil engañando a los demás. He vendido todo tipo de productos, desde cremas dentales hasta jabones, de detergentes a automóviles, de candidatos políticos a presidentes”.

—¿Engañando? ¿Y la ética? —le pregunto—.

—Mirá, la sociedad en que vivimos tiene intereses económicos grandes, así que si vos tenés la suerte de ganarte la vida con honestidad, podés ser como yo —argumenta—. La pasé bien en la publicidad, una profesión que me permitió sostener a mi familia. En cambio, no soy como el funcionario que gana plata pregonando una ideología de izquierda.

La chispa creativa de Carro pasó por grandes firmas en su patria, así como en Colombia, Cuba, Chile, España, Panamá, Puerto Rico, Venezuela y Guatemala. Ganó prestigiosos premios, como los Cannes o los Clío. “También adornan los servicios sanitarios de mi hermana”, dice.

Las letras

“Si me hubiera dedicado a escribir, ya hubiera muerto”, destaca. Pese a ello, su interés tampoco pasó por publicar, pues su mayor placer, asegura, es leer. “Soy un éxito del fracaso”, comenta.

—¿Por qué?

—Mirá. Yo quería ser director de cine, pero lo único que hice fue filmar alrededor de cinco mil comerciales publicitarios. Quise que mi poesía fuera conocida, pero nunca lo fue. He vivido en muchos países, pero nunca tuve pisto para estar tranquilo respecto al futuro. No soy rico, pero tampoco me interesa serlo. Por eso soy un éxito del fracaso. Así soy feliz”.

Su obra literaria, la cual firma como Jorge Carrol, salió a la luz en 1958, con el poemario Inamor —Ediciones La Lengua Suelta—, seguido de Poemas 1960 —Ediciones La Palabra y el Mar—. Desde entonces sus escritos se han multiplicado y diversificado.

En narrativa, por ejemplo, se encuentran Bernal, publicada por tres editoriales distintas: Ayesha Libros, Artemis Edinter y Google Books.

“Muchos no entenderán mis libros. A otros no les gustará. A ellos, muchas gracias. Si les parece, también gracias. La verdad es que no me agradan los halagos”, afirma.

El 13 de febrero, Carrol presentará su libro Cuadernos sin fronteras —F&G Editores, 2012—, que contiene “reflexiones sobre la soledad, las ausencias y otras intoxicaciones”.

—¿Qué espera en el futuro?

—¡Pues no lo sé! Solo quiero vivir el presente. No tengo ni la más pinche idea de qué hay en la muerte, pero cuando llegue, solo espero que sea todo divertido; es decir, lleno de libros y sin que nadie me joda.

Trayectoria

JORGE CARRO L. (Jorge Carrol) es doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Buenos Aires.

ACTUALMENTE ES DIRECTOR de la Red de Bibliotecas Universitarias Landivarianas, de la Universidad Rafael Landívar.

FUE PUBLICISTA ENTRE 1950 y 1999. La Unión Guatemalteca de Agencias de Publicidad le otorgó el Premio Jade Especial, por su trayectoria.

SU OBRA POÉTICA incluye: Inamor (1958); Como arenas ardientes (1963); Mi soledad es ella (1966); Tarde. Tarde. Las noches y los días de Jorge Carrol (1987); y Soles (1995).

EN NARRATIVA: Los pájaros perdidos. Malas memorias en 2 por 4 (1992); Tenía razón Vicente Huidobro (2002); y El gliptodonte (2008).


Más noticias de Revista D

Herramientas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.