Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

03/02/13 - 00:00 Revista D

El tiempo según Byron

La historia, la política y la religión son constantes en las lecturas del guatemalteco Byron Henry. Se apasionó por esos temas desde la década de 1970. Ese cúmulo de libros y de años derivaron en escritos que comenzó a publicar en el 2006. “No me considero un autor. En el país los hay muy buenos. No pretendo competir con ellos. Lo que escribo responde a una inquietud personal. Es el lector quien decidirá si lo mío es buena o paupérrima literatura”, comenta.

La primera obra

“Si alguien me dice que consiguió o vio un libro acerca de la KGB o de la CIA, tengo que tenerlo”, indica el escritor que firma sus obras con el apellido Henry, aunque su nombre es Byron Enrique Leiva Díaz. Nació en 1957, y antes de ser lector empedernido estudió veterinaria.

Los documentos sobre las agencias internacionales de inteligencia estadounidense y rusa llevaron al escritor a indagar en otros. Fue como acabó con una estantería que cubre de piso a techo una de las paredes de su casa, en donde se encuentran títulos fundamentalmente de historia, luego de política y también sobre religión.

La primera obra que publicó es La ventana del infierno. El protagonista es Dominique Adamson, quien llega a Afganistán huyendo de Seychelles, un archipiélago en el océano Índico.

La trama se centra en la lucha de dos hombres que involucran a la CIA y la KGB. “Un brillante analista de la organización estadounidense va a destruir al gobierno soviético. La lucha se extiende en Europa, con un desenlace fatal”, se detalla en la sinopsis de la publicación, lanzada en el 2006.

“Mucho de lo que hago es ficción, pero parto de hechos históricos reales. Si tuviera que explicar mi estilo, este sería uno híbrido entre la novela histórica y la anacronía, que es la alteración del orden cronológico de los sucesos”.

Jesús en primera persona

El evangelio de Jesús es otro ejemplo del estilo del autor. Publicó una nueva edición de esta obra a finales del año pasado. La primera surgió un año después de La ventana del infierno.

El evangelio que presenta Henry muestra a un redentor que sin perder el horizonte de su misión mesiánica se involucra en responsabilidades muy humanas. “Él se hace cargo de sus hermanos y de su madre al morir José. Esa posibilidad a más de alguno ha hecho enfadar. He recibido críticas por plantearlo”, indica el autor, al recalcar que en sus obras se mezcla la ficción con la realidad.

En el libro está escrito en primera persona, y en este Cristo plasma muchas de sus impresiones, tanto en su rol humano como divino, sobre todo el primero. En la publicación se advierte que está escrito para todos los creyentes del mundo, sin distinguir su religión. “Es muy curioso. Y el hombre más estudioso que hay en el imperio romano, aunque fue un trabajador muy preparado en su oficio de carpintero. Todos los escritos fueron borrados por Jesús porque él no quería un lugar de peregrinación. Jesús, primero fue hombre, para más adelante convertirse en el padre de todos sus hermanos”, se detalla en la sinopsis de la obra.

Esta, adelanta Henry, es la primera de una trilogía acerca de Jesucristo. La segunda novela abordará la relación de Cristo con Juan, “de quien se dice era su discípulo más amado, aunque pudo ser un integrante del Sanedrín, del mismo nombre. La tercera es acerca de Poncio Pilatos, su vida hasta antes de lavarse las manos por la suerte de Jesús a manos de quienes reclamaban su crucifixión”.

Inéditas

El escritor acaba de completar dos novelas más: La llave de Dios en la tierra y Enemigos para siempre. La primera es la historia de un inmigrante con una experiencia mística en su juventud, es al final de su existencia que comprende la responsabilidad de ello, se concilia con Dios y toca la vida de otros personajes. Enemigos para siempre sitúa al lector en 1917, en plena revolución bolchevique. “Los enemigos de la obra”, dice Henry, “son Lenin y Stalin”.

TEXTO Y FOTOS: JOSé LUIS ESCOBAR / D LETRAS Y MÁS

Más noticias de Revista D

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.