Revista D

Fuerte lucha contra el cáncer

La medicina moderna ataca el cáncer desde diferentes ángulos. Estos son algunos de los adelantos más recientes.

Por POR ROBERTO VILLALOBOS VIATO

<p>Científicos efectúan investigaciones para frenar el avance del cáncer (Foto Prensa Libre: Pfizer).<br _mce_bogus="1"></p>
Científicos efectúan investigaciones para frenar el avance del cáncer (Foto Prensa Libre: Pfizer).

Científicos alrededor del mundo hacen esfuerzos para detener el avance del cáncer, un mal que cada año mata a casi ocho millones de personas en todo el planeta —alrededor de tres mil 500 en Guatemala, según cifras de la organización Una Voz contra el Cáncer (2012)—.

"Cáncer es el nombre que se le da a las enfermedades en las que células anormales se multiplican sin control e invaden los tejidos cercanos. Tales células cancerígenas, además, se pueden diseminar a otras partes del cuerpo a través del torrente sanguíneo y el sistema linfático", explica el médico Chris Boshoff, experto en oncología y colaborador de la compañía Pfizer para el desarrollo de fármacos para combatir la enfermedad en sus primeras etapas.

Este tipo de investigaciones se efectúan en diversas partes de Estados Unidos y Europa, principalmente. Uno de los sitios que destacan es La Jolla, California, un área vecina a prestigiosos centros como la Universidad de California en San Diego, los institutos de Investigación Scripps y Sanford-Burnham, y más de 700 compañías de equipo médico, de diagnóstico y tecnología.

En su centro de 25 acres, Pfizer emplea a alrededor de un millar de científicos, quienes han desarrollado innovadores medicamentos para tratar el cáncer, entre ellos Sutent (sunitinib), Xalkori (crizotinib) e Inlyta (axitinib). Allí, además, investigan drogas para combatir el VIH-sida.

"En la actualidad desarrollamos medicinas para tratar diversas formas cancerígenas; además, intentamos desarrollar vacunas para prevenir ese mal, así como algunos relacionados con el sistema nervioso central", indica la médica argentina Valeria Fantin, también involucrada en la investigación oncológica.

Medicina de precisión

Según la Organización Mundial de la Salud, uno de cada cinco hombres y una de cada seis mujeres desarrollará algún tipo de cáncer antes de los 75 años, mientas que uno de cada ocho hombres y una de cada 12 mujeres fallecerá a causa de ese mal.

Para combatirlo, los científicos investigan y desarrollan la medicina de precisión, también llamada personalizada o individualizada. "Esta estrategia terapéutica emplea nuevas tecnologías moleculares y de diagnóstico para medicar, según la genética de una persona y su enfermedad. Asimismo, se deben evaluar biomarcadores claves, los tratamientos que se administraron previamente y el entorno del paciente", explica el oncólogo Roberto Uehara, durante una conferencia impartida recientemente. "De esa forma se le puede ofrecer un mejor tratamiento y con menos efectos secundarios", agrega.

Xalkori (crizotinib) es un fármaco que ejemplifica el éxito que se ha tenido en la medicina de precisión, pues va dirigido a pacientes con un tumor de genética determinada. La presencia de un biomarcador, además, puede usarse para predecir la respuesta que el organismo va a tener ante el medicamento, el cual es usado para tratar el cáncer de pulmón de células no pequeñas con una forma mutada del gen cinasa del linfoma anaplásico (ALK).

Este tipo de medicina ya se aplica en Guatemala, sobre todo para tratar cáncer, diabetes, hipercolesterolemia, artritis reumatoide y esclerosis múltiple.

Por ahora, sus costos son altos y es casi imposible que las instituciones de Salud Pública la brinden. En cualquier caso, las investigaciones en el ramo continúan, pues tienen un alto potencial de éxito para los pacientes.

¿Inmunes?

La inmunoterapia contra el cáncer es uno de los avances científicos más promisorios.

Este emplea el sistema de inmunidad para combatir los tumores en lugar de atacarlos con compuestos químicos o radiación.

De momento solo funciona para ciertos cánceres y para pacientes con genética específica. Su potencial actual es para frenar el avance del melanoma metastásico o el cáncer de pulmón. Se espera que en el futuro pueda aplicarse en más personas.

Recomendaciones

- La detección precoz, así como la concienciación y la educación son importantes para la prevención del cáncer.

- Algunos casos son prevenibles. La obesidad, el sedentarismo, el consumo de tabaco y alcohol, y la dieta desequilibrada son factores de riesgo.

- Las mujeres deben someterse anualmente al papanicolau al iniciar su vida sexual activa, y las mayores de 40 años deben hacerse la mamografía cada año.

- Los hombres mayores de 40 deben practicarse exámenes para detectar el cáncer de próstata.

Cáncer de seno

- Esta es la forma cancerígena más común entre mujeres.

- 1.7 millones son diagnosticadas cada año.

- 30% de los cánceres de seno diagnosticados en sus primeras etapas llegará a fases avanzadas. La meta es controlar la progresión de la enfermedad, pues hasta ahora no hay cura para fases adelantadas.

- En Latinoamérica, la supervivencia al cáncer de seno es 20 por ciento menor a la tasa registrada en Estados Unidos.

- Entre nuestros países, solo entre el 5 y el 10 por ciento de los casos son diagnosticados en la primera etapa, debido al limitado acceso a los centros de Salud y a factores socioeconómicos.

- Las mujeres que fueron tratadas con palbociclib, un fármaco experimental, en combinación con letrozol, retrasa el avance del cáncer de seno. Aún se está a la espera de que lo apruebe la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés).

- Otro de los cánceres frecuentes entre mujeres es el de cérvix. Gardasil, una vacuna tetravalente contra el virus del papiloma humano (VPH), ataca los tipos 6, 11, 16 y 18. Cervarix es contra el VPH 16 y 18.

Avances

Aunque el cáncer desarrolla nuevas estrategias para evadir los tratamientos, estos son algunos medicamentos que, hasta ahora, son efectivos.

1998 - Camptosar

(Clorhidrato de irinotecán). Aprobado en 1998 por la FDA. Destinado a pacientes con metástasis de cáncer de colon y que ya hayan sido tratados con quimioterapia.

1999 - Ellence

(Clorhidrato de epirubicina). Medicamento usado en combinación con otros para tratar el cáncer de mama en etapa inicial, el cual se ha diseminado hacia los ganglios linfáticos.

2005 - Aromasin

(Exemestano). Se usa para tratar el cáncer de seno avanzado y para aquellas mujeres posmenopáusicas que ya fueron tratadas con tamoxifeno.

2006 - Sutent

(Sunitinib). Indicado para tratar el cáncer de riñón y gastrointestinal. En el 2011, la FDA lo aprobó para ciertos casos de cáncer de páncreas.

2007 - Torisel

(Temsirolimús). Trata el carcinoma de células renales —un tipo de cáncer de riñón— en etapa avanzada.

2011 - Xalkori

(Crizotinib). Se usa para tratar el cáncer de pulmón de células no pequeñas, el cual tiene una forma mutada del gen cinasa del linfoma anaplásico (ALK).

2012 - Bosulif

(Bosutinib). Indicado para luchar contra la leucemia mielógena crónica. El fármaco lo reciben pacientes que no pueden recibir otro tratamiento o quienes no mejoraron con otras estrategias médicas.

2013 - Palbociclib.

La FDA lo designa como breakthrough therapy (terapia innovadora), un estado especial para aquellos medicamentos que muestren una mejora sustancial en pacientes con enfermedades específicas. Palbociclib tiene un gran potencial para tratar a mujeres con cáncer de seno en etapa avanzada. Los resultados se presentarán este mes.

Otros avances médicos

Hasta ahora se han dado importantes pasos para tratar cánceres avanzados de sangre, pulmón, tiroides y ovario.

- Ibrutinib. Ha mostrado su capacidad para prolongar la vida de personas con leucemia linfoide crónica y que no han respondido a la quimioterapia.

- Lenvatinib. Retrasa en año y medio el avance del cáncer agresivo de tiroides.

- Ramucirumab. Bloquea la formación de vasos sanguíneos en los tumores; se utiliza para el tratamiento del cáncer agresivo de esófago y el avanzado de pulmón.

- Olaparib y Cediranib. Estos dos agentes experimentales, tomados de manera combinada, duplicaron a casi 18 meses la supervivencia de mujeres con cáncer agresivo de ovario.