Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

03/02/13 - 00:00 Revista D

Trabaja y juega con simuladores de vuelo

Hace casi dos años, Julio Martínez cambió de empleo. Dejó la empresa Canadian Aviation Electronics, para la cual laboró una década, y aceptó un puesto en Mechtronix. Ambas son canadienses y se dedican a la fabricación de cabinas de simulación de vuelo.

Este guatemalteco dejó el país en 1989 y emigró a Estados Unidos. Permaneció ahí hasta que se presentó la oportunidad de aplicar a un programa de empleo, en Canadá. “Lavé platos, en Los Ángeles, California”, recuerda, de su primera temporada en el extranjero. Tenía 23 años cuando llegó a la Unión Americana, con los conocimientos en electricidad que aprendió en el Instituto Técnico Vocacional Dr. Imrich Fischmann. “¿Por qué te vas?” cuestionó una persona cercana a Julio cuando le habló de sus planes. “Iré a Canadá para ser ingeniero electrónico”, contestó. Y lo logró, en 1998. Martínez es el único guatemalteco que labora para Mechtronix. Su trabajo lo lleva a diferentes países. Gusta tanto lo que hace que considera que le pagan por trabajar y jugar, porque lo que hace es “otra versión de los videojuegos”, bromea.

De memoria

“Tenía lo que necesitaba en California para sobrevivir, pero alguien me regaló una guía elemental para aprender inglés. La memoricé de pasta a pasta y copié su contenido hasta ocho veces en varios cuadernos. A los siete meses ya hablaba ese idioma. Pero era indocumentado y sabía que no podía llegar lejos en Estados Unidos”, indica Martínez, quien asesora a los clientes que llegan a la planta de Metronix a elegir los programas para el simulador que adquirirán. Este es desensamblado al dejar la fábrica y rearmado en su nuevo destino. La responsabilidad de Martínez es instalar todo lo que el simulador necesitará para que funcione como lo hace un avión.

Debido a que los pilotos obtienen su licencia con horas de vuelo virtuales, es indispensable que el software funcione correctamente. “Lo primero que hacen las agencias internacionales de vuelo, luego de un accidente de avión, es ubicar el simulador donde el piloto aprendió a volar y es degradado para no ser usado más en entrenamientos”.

Martínez viaja siempre con una computadora un poco más gruesa a una portátil convencional, desde la cual monitorea los programas que ha instalado en diferentes países y hace correcciones. En enero estuvo en Panamá y antes de volver a Canadá aprovechó para visitar su tierra natal. Su próximo destino es el estado árabe de Omán.

POR JOSé LUIS ESCOBAR /

Más noticias de Revista D

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.