Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

08/09/13 - 00:00 Revista D

Una mano para las madres en duelo

Cada 15 días varias madres que tienen en común haber perdido a uno o varios hijos se reúnen, con el objetivo de apoyarse para vivir el duelo. El grupo que han formado se llama Lazos de Amor, y cada cita comienza con una oración para recordar a los seres queridos.

Esta comunidad es dirigida por la terapeuta familiar Silvia Durán de Guilá, quien hace ocho años perdió a su hijo Andrés, en ese entonces de 29 años, en un accidente de moto.

El dolor la hizo pensar que se volvería loca y nunca sonreiría otra vez. Sin embargo, el apoyo de una amiga que vivía una situación similar la ayudó a levantarse. A partir de entonces le surgió la idea de organizar este grupo, el cual comenzó con cuatro amigas.

La agrupación creció y ahora la integran más de cien madres, muchas de las cuales se sienten en este lugar como en una segunda familia. “Procuro no faltar. Prefiero asistir al grupo antes que a otras actividades sociales que se me crucen. Somos como hermanas”, asegura Betty Lima, quien perdió a su hijo hace dos años en un hecho de violencia.

También hay un grupo de padres, Lazos de amor, quienes se reúnen una vez al mes bajo la dirección de Estuardo Valladares.

Etapas del duelo

La terapeuta explica que una de las principales razones por las cuales solo se reúnen madres es porque el duelo se vive de manera diferente entre ellas y ellos. “La mujer expresa, llora; mientras que el hombre reprime estos sentimientos”, añade.

La pérdida de un ser querido se vive de manera distinta cuando se trata de una persona joven, pues se rompe el ciclo natural de la vida; todo el proyecto de vida se viene abajo.

El duelo tiene distintas etapas. Algunas de estas son la negación, el enojo, la rabia o resentimiento, la tristeza, la culpa, la soledad, cambios de humor y otros. “Cada una de estas etapas son inevitables, cíclicas y con un orden distinto en cada persona”, refiere Durán.

“La manera de sanar es entrar en este túnel oscuro y profundo del duelo y vivir cada etapa: llorar, sentir, sufrir, enojarte y todo”, expresa Vilma de Rodríguez, quien perdió a su hijo hace dos años, en el mismo incidente en que murió el hijo de Betty Lima.

Según Durán, el 79 por ciento de las integrantes del grupo han sufrido la pérdida de hijos varones; el 30 por ciento ha sido en accidentes viales, otro 30 por ciento, por enfermedades; 20 por ciento, en hechos de violencia; 8 por ciento, por suicidio y 12 por ciento, por otras causas.

POR ANA LUCíA GONZáLEZ / IDENTIDAD

Herramientas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.