Por FERNANDO LÓPEZ

La Selección de Marcha sigue marcando el ritmo en las competencias a escala  mundial y el próximo mes tendrán la prueba de fuego. El equipo conformado por seis atletas intentarán otra hazaña como la conseguida en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, cuando Barrondo se adjudicó la medalla de plata.

Cada paso, cada brazada tienen un solo objetivo para Érick Barrondo: llegar a ser el mejor marchista del mundo. El triunfo en los 20 kilómetros en el Gran Premio de Dublín, el pasado 29 de junio, confirma al guatemalteco como uno de los favoritos en el Mundial de Atletismo, que se realizará en Rusia, del 10 al 18  de agosto.

El seleccionado oriundo de Chiyuc, San Cristóbal Verapaz, llegó primero en Dublín con un tiempo de 1.20.25; no fue su mejor marca en los 20 kilómetros, pero lo importante es que terminó  sin ninguna amonestación, tras meses intensos de trabajo por mejorar la técnica; una de las prioridades luego de ser descalificado este año en Lugano, Suiza y  Portugal.

 En el Mundial de Rusia, Barrondo se apoyará en los 20 kilómetros de Aníbal Paau y Daniel Quiyuch. Además de Mario Bran quien estará en los 50. En el equipo de   mujeres, Mayra Herrera y Mirna Ortiz serán las que tomarán salida, ante la ausencia de  Jamy Franco  por problemas de salud.

El contingente es dirigido por el cubano Rigoberto Medina, quien en el 2010 asumió el reto de dirigir a un grupo que no tiene límites y el Mundial de Rusia es el claro ejemplo, pues confía en que irá por la medalla de oro porque están seguros  del potencial de Barrondo y de la Selección Nacional.

“No puedo ir a algún lugar sin establecer los objetivos,  y esta vez estoy seguro de que vamos a tener a un campeón mundial. Siempre sueño y quiero cosas lindas para Guatemala”, expuso.

 El guatemalteco estará entre los primeros  atletas en la línea de salida en Moscú, con un tiempo de 1.18.25,  su mejor marca   en los 20 kilómetros,  lograda en Suiza 2012.

SEGUNDO MUNDIAL

Para Barrondo será la segunda  oportunidad de estar en un Mundial de atletismo. La primera fue en el de Daegu, Corea del Sur, en el 2011, donde empezó a dar muestras de su buen nivel al concluir en el décimo puesto con un tiempo de 1:22 .08, con lo cual superó el puesto 12  que había conseguido Julio Martínez, en los 50 kilómetros en Helsinki, Finlandia, 2005.

“Si el profesor dice que puedo  ganar el Mundial, yo le creo. No es ninguna presión que él lo diga, todo lo contrario. Él más que nadie sabe de lo que soy capaz. A mí me corresponderá darlo todo ese día y seguir la planificación de la competencia”, expresó  el medallista olímpico, quien el  14 de junio  cumplió 22 años.

En el caso de las mujeres, la evolución de Mirna Ortiz en los últimos meses ha sido importante. La atleta finalizó segunda en el Gran Premio Internacional de Rio Maior, en Lisboa, Portugal, en abril, con un tiempo de 1 hora, 28 minutos y 32 segundos, con lo cual mejoró su marca personal de 1:28.54. Unas semanas antes en la Copa Lugano, Suiza, consiguió también un segundo lugar.

PANORAMA

La marcha  vive uno de sus mejores momentos a escala  nacional e internacional, sobre todo porque cada vez son más los atletas que practican este deporte, no solo en la ciudad, sino también en Cobán, Alta Verapaz;  Quetzaltenango y Quiché, que son los tres departamentos que más atletas aportan al crecimiento regional.

En el plano internacional, la Selección Nacional ha tenido una mayor presencia compitiendo en el circuito europeo. A principios de este año tomaron salida en el trofeo Lugano, en Suiza, después marcharon en Dudince, Eslovaquia, y cerraron la gira en el Gran Premio Internacional de Rio Maior en Portugal.

Desde entonces la planificación se ha enfocado en el Mundial de Atletismo de Rusia, en especial porque en la Copa Lugano Mayra Herrera y Mirna Ortiz consiguieron la marca A para estar en el máximo evento de este deporte, al igual que Daniel Quiyuch y Aníbal Paau, en los 20 kilómetros.

En Eslovaquia, Érick dio una muestra de su buen nivel al ganar los 50 kilómetros con un tiempo  de 3:41.09, superando la marca continental impuesta por Raúl González, de México, en 1978, que era de 3:41.20.  El tiempo de Érick le dio el boleto al Mundial de Atletismo en esa categoría; sin embargo,  el técnico Rigoberto Medina aún no  decide si tomará salida, por la cercanía de la competencia con los 20 kilómetros,  que es la prioridad.

De acuerdo con el calendario de competencias del Mundial, los 20 kilómetros masculinos se efectuarán  el 11 de agosto; dos días después, la misma distancia,   pero en  mujeres,  y los 50 kilómetros,  el 14. La Selección Nacional tiene previsto llegar el 3 de agosto a Moscú antes de efectuar  un campamento de un mes  en Sierra Nevada, España, el mismo lugar que utilizó de preparación previo a los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

OBLIGADO CAMBIO

En el 2010 la marcha en Guatemala había tocado fondo, luego de que atletas como Luis García, Julio Martínez, Teresita Collado y Evelyn Núñez  decidieron retirarse del deporte por diferentes razones. Ninguno de los marchistas activos como Mario Bran y Aníbal Paau  habían lograron el boleto a los Juegos CA y del Caribe de Mayagüez, Puerto Rico, y no se tuvo representación.

Ese mismo año, en el 2010,  llegó a Guatemala Rigoberto Medina, quien venía de Colombia, donde era asesor de la Selección. El cubano aceptó el reto de trabajar en el país, pero se encontró con pocos deportistas y tuvo que empezar de cero.  “Cuando llegué acá la marcha era un desastre. Me puse a analizar lo que tenía, pero las cosas se fueron dando poco a poco”, recuerda.

“Primero apareció Érick, Paau estaba en México; luego Daniel, que al principio Mirna le ganaba en las competencias con tiempo de 1 hora 44 minutos, así Dios fue formando este grupo. Lo interesante es que al año ya los tenía a todos clasificados para los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011,  donde empezamos a demostrar el poder de Guatemala en este deporte”, manifiesta   el entrenador.

“Sin embargo, para mí este sueño empezó el 20 de noviembre del  2010, cuando Érick, siendo un jovencito,  logró la récord mundial juvenil en 10 kilómetros. Después vinieron las marcas para los Juegos Olímpicos y prácticamente en un año de trabajo ya tenía un tiempo de 1:20.58. Fuimos al Mundial de Atletismo, y se terminó décimo;  un buen resultado que pudo haber sido mejor”, indicó.

En tres años la página en la historia del deporte de la marcha se resume en más alegrías que tristezas, como el oro de Barrondo y de Jamy Franco, la plata de Mirna Ortiz y el bronce de Quiyuch en los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011, además de la plata en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Esto es el inicio de  algo grande en las aspiraciones de la marcha,  que tiene como meta estar presente el 28 de junio del 2016,  cuando se

disputen los 20 kilómetros en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

“Pensar en la medalla en el Mundial y Río 2016 es abrir los ojos en  que lo puedo hacer, que lo podemos hacer junto al profesor Medina y el equipo. Si el profe dice que vamos a ganar es porque lo vamos a lograr”, señaló  con seguridad Barrondo.

HISTORIA

Uno de los personajes representativos en la historia de la marcha nacional es Julio Martínez, quien asistió a tres Juegos Olímpicos: Atlanta 96, Sídney 2000 y Atenas 2004,  además de ser recordado por haber impuesto en mayo de 1999 la marca mundial de 1:17.46, que se mantiene como uno de los 10  mejores tiempos de la historia de este deporte.

“Los resultados que hemos vivido con el equipo actual considero que se tenían  que dar porque era parte de la evolución. La Selección Nacional cada día está mejor, enfocada en lo que quiere y eso es importante porque tiene bien definidos los objetivos”, afirma Martínez.

La primera participación de la marcha en unas justas olímpicas se remonta muchos años atrás,  con la presencia de Julio Rodolfo Cruz en las justas de México, en 1968.