Fútbol Internacional

Simunic, de entonar cantos fascistas a ayudante del seleccionador croata

La Federación Croata de Futbol se ha vuelto a ver inmersa en una polémica tras designar como ayudante del nuevo seleccionador al antiguo defensa internacional Josip Simunic, castigado por la Fifa por lanzar cánticos fascistas.

Por Zagreb/EFE

El exjugador croata, Josip Simunic cuenta con el apoyo de la federación croata. (Foto Prensa Libre: Agencias)
El exjugador croata, Josip Simunic cuenta con el apoyo de la federación croata. (Foto Prensa Libre: Agencias)

Simunic será el ayudante del seleccionador Ante Cacic, quién defendió al antiguo central diciendo que era un "símbolo de la honestidad e integridad en el futbol, y una persona querida entre jugadores y gran parte del público".

El defensa se perdió la Copa del Mundo de Brasil 2014 por la sanción de diez partidos impuesta por la Fifa.

La prensa croata criticó la elección ya que es otro más de una serie de incidentes que han salpicado al futbol del país balcánico, en el que parte de su hinchada tiene simpatías pro-nazis y ultranacionalistas.

Cacic destacó que su ayudante será "un factor importante para la creación de un atmósfera positiva y el logro de buenos resultados".

Simunic trató de enardecer a la hinchada en el estadio Maksimir de Zagreb, en noviembre de 2013, con lemas fascistas al final de un partido de las clasificaciones para el Mundial contra Islandia.

"Za dom" ("Por la patria") exclamó Simunic tres veces, mientras que el público respondió "Spremni" ("listos").

Ese era uno de los saludos de los "ustachis", que entre 1941 y 1945 lideraron el "Estado Independiente Croata", aliado de la Alemania nazi, y en el que fueron asesinados decenas de miles de judíos, serbios, gitanos y disidentes políticos.

La Federación croata no castigó a Simunic y su presidente, el exmadridista Davor Suker, lo justificó diciendo que ya lo había hecho la Fifa. Simunic nunca se arrepintió de su actuación.

Aunque la sanción puso fin a su carrera profesional, ahora reaparece como asistente de la selección, donde su trabajo será motivar a los jugadores.

El analista Drazen Lalic consideró, en la televisión pública croata, que el nombramiento muestra la arrogancia de Suker y de Zdravko Mamic, el presidente del Dínamo de Zagreb, considerado la "eminencia gris" del futbol croata.

"Se trata de una decisión muy egoísta contra el interés del fútbol, del deporte y de la sociedad croata en general y diría, también, contra la democracia", opinó Lalic.

Cacic, allegado a Mamic, fue elegido como nuevo seleccionador el lunes en sustitución de Niko Kovac, después de encajar dos malos resultados en septiembre que han dejado en el alero la clasificación de Croacia para la próxima Eurocopa.

El nombramiento no ayudará tampoco a limpiar la reputación del futbol croata, que ha sido sancionado por la Uefa este año por aparecer una esvástica dibujada sobre el césped en el partido Croacia-Italia del 12 de junio.

El órgano rector del futbol europeo restó a Croacia un punto y le impuso una multa de 100 mil euros, además de castigar a la selección a disputar dos encuentros en casa a puerta cerrada.

Ya el partido contra Italia, en el que apareció el símbolo nazi, se disputó a puerta cerrada por un castigo previo de la Uefa, ante las consignas pro-nazis de la afición croata en encuentros anteriores.