Estadounidense capturada dice ser víctima de robo de identidad

Una mujer estadounidense detenida el miércoles último en Santiago Atitlán, Sololá, dijo que dos años atrás le robaron sus documentos de identificación y abrieron una cuenta bancaria a su nombre para cobrar dinero proveniente de extorsiones.     

Por POR AGENCIA AP

<p>Debra Lee Gish. (Foto Prensa Libre: ).</p>
Debra Lee Gish. (Foto Prensa Libre: ).

SOLOLÁ.- Debra Lee Gish, nacida en Washington y de 60 años, declaró el viernes a la agencia de noticias “The Associated Press (AP)” entre lágrimas que es “víctima del crimen organizado”.

Relató que el 27 de noviembre de 2012 fue asaltada y le robaron sus documentos, con los que posteriormente abrieron una cuenta bancaria a su nombre en un banco del sistema donde se efectuaron dos depósitos de 200 dólares producto de extorsiones a transportistas.

Recordó que cuando la asaltaron “lo vi como una casualidad, los jóvenes que nos robaron parecían estudiantes, no pandilleros ni delincuentes”, dijo.

La ciudadana estadounidense fue aprehendida el miércoles último en su lugar de residencia en Santiago Atitlán, a 150 kilómetro de la capital, acusada ser la cobradora de un grupo de extorsionistas que desfalcaron a una empresa de autobuses a cambio de no asesinar pilotos.

La mujer se encuentra internada en un hospital al suroeste de la capital porque cuando fue capturada “se me subió la presión y estuve a punto de sufrir un derrame cerebral”.

Los dos depósitos por los que la acusan fueron efectuados el 30 de diciembre de 2013 y el 15 de marzo de 2014, pero ella asegura no haberlos efectuado. “No conozco ese banco ni tengo cuenta ahí. Además en marzo de este año yo me encontraba en Estados Unidos por el cumpleaños de mi mamá”, señaló Gish en diálogo telefónico.

Agregó que “es algo absurdo, triste, trágico. Ahora entiendo a las víctimas. Tuve una pena horrible, una verg enza ante todo mi pueblo cuando me llevó la policía”.

Gish ha trabajado como consultora en Guatemala desde 1998 dándole seguimiento a los acuerdos de paz firmados en 1996.

Tiene constancias laborales de Naciones Unidas y grupos de derechos humanos, así como de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala.

La mujer dijo que se sospecha que la acusación en su contra podría estar relacionada con su trabajo en temas de justicia.

Pero agregó que “no puedo asegurar si son represalias a pesar de que no todo el mundo está de acuerdo con la labor que realizo al ayudar a buscar a los desaparecidos de la guerra interna” de 1960 a 1996.

Su abogada, Blanca Chocochic, dijo que presentarán pruebas para comprobar la inocencia de su cliente. Gish añadió que por medio de su pasaporte acreditará que no estuvo en el país el día del último depósito.

“Solicitaremos al banco que entregue los videos de seguridad de ese día y entregaremos la copia de la denuncia del robo”, explicó.

El lunes se realizará la primera audiencia de declaración en Quetzaltenango, unádepartamento fronterizo con México, ante la jueza Dilma Rodríguez, quien emitió la orden de captura de Gish.

AP intentó contactar sin éxito al ministro del interior Mauricio López Bonilla.

En tanto, la agregada de prensa de la embajada de Estados Unidos, Maureen Mimnaugh, manifestó por correo electrónico que “en aquellos casos en los que los ciudadanos estadounidenses son detenidos en el extranjero, el Departamento de Estado trabaja para brindar la apropiada asistencia consular. Debido a las consideraciones privadas, no nos es posible proporcionar información adicional”, indiocó.

Mario Polanco, director de la organización Grupo de Apoyo Mutuo, dijo que de 2008 a la fecha han sido asesinados 752 pilotos del transporte público.

El Centro de Investigaciones Económicas Nacionales presentó en agosto un estudio en el que reveló que en la última década se han presentado 50 mil denuncias por extorsión en el país.