Líderes de Cocode denuncian aumento de delincuencia en Panajachel

La sociedad civil organizada y de consejos  comunitarios de Desarrollo (Cocode)   de Panajachel, Sololá, han pedido   a la Comisión Departamental de Seguridad que frene la “descomposición social”, que se refleja en  la proliferación de bares, venta de drogas,  prostitución y trata de adolescentes en el lugar.

Por POR ÉDGAR R. SÁENZ

<p>Líderes de consejos comunitarios de Desarrollo de Panajachel exponen quejas de la población ante la Comisión de Seguiridad de Sololá. (Foto Prensa Libre: Édgar R. Sáenz)<br _mce_bogus="1"></p>
Líderes de consejos comunitarios de Desarrollo de Panajachel exponen quejas de la población ante la Comisión de Seguiridad de Sololá. (Foto Prensa Libre: Édgar R. Sáenz)

PANAJACHEL - Representantes de la organización civil Ut’z be’ expusieron a la Comisión, que encabeza el gobernador y está integrada por varias instituciones, que en Panajachel proliferan bares, cantinas y expendios de licores y drogas, incluso cerca de establecimientos educativos.

Elizabeth Palax, presidenta del Cocode del barrio Jucanyá, manifestó que los padres de familia están preocupados porque existe trata de niñas y adolescentes, prostitución y negocios que ponen en riesgo ese sitio turístico.

Palax mostró las quejas presentadas desde diciembre pasado, especialmente al alcalde de Panajachel, Abraham Mayén, pero no han obtenido respuesta.

Negocios de fachada

José Rosales, del Cocode de Rivera del Río, dijo que existen negocios con fachada de tiendas, pero son ventas de drogas; además, en los últimos meses han aumentado los robos y asaltos en el área.

Los afectados pidieron que se proceda a cerrar un club nocturno ubicado en la Calle de los Árboles, porque promueve el consumo de bebidas alcohólicas y la prostitución. Incluso, la semana última fue clausurado un bar, pero, según afirmaron, la acción no fue definitiva.

Cristina Aguilar, vecina del lugar, afirmó que lo expuesto por líderes de los Cocode es el sentir de la mayoría de padres de familia, que ven con preocupación los vicios a que están expuestos sus hijos, por la proliferación de negocios solapados.

“Panajachel se ha convertido en Sodoma y Gomorra. Cualquiera pone negocios ilícitos, ante la indiferencia de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), que no controla si pagan impuestos”, se quejó el artesano Antonio Pérez.

Habrá acciones

Arlene Rodríguez, jefa de la Comisaría 73 de la Policía Nacional Civil, indicó que con la SAT y el Ministerio de Salud desarrollarán un plan para que haya más agentes policiales, a fin de verificar que ciertos negocios no funcionen después de la hora reglamentaria.

Ovidio Paz Baal, auxiliar de los Derechos Humanos, dijo que se dará acompañamiento a la Comisión de Seguridad.

El gobernador Luis Florencio García Chutá prometió coordinar acciones con la comuna e instituciones relacionadas con extensión de licencias y autorización de negocios.

El funcionario propuso una reunión para el próximo 8 de julio, en la cual se trataría el impacto de acciones concretas para devolverle la tranquilidad a Panajachel.