Llevan tres años de esperar casas

Veintidós familias que fueron trasladadas hace tres años de la comunidad Chuitinamit, en la parte norte del cerro Lec, a un sector de la cabecera municipal de San Andrés Semetabaj, Sololá, a causa de un hundimiento, solicitan ayuda a las autoridades municipales y del Gobierno para que les construyan casas.

Por POR ÁNGEL JULAJUJ

Familias de la comunidad Chuitinamit  que fueron reubicadas en un sector cercano a  la cabecera municipal  de San Andrés Semetabaj, Sololá. El motivo del traslado fue un hundimiento.
Familias de la comunidad Chuitinamit que fueron reubicadas en un sector cercano a la cabecera municipal de San Andrés Semetabaj, Sololá. El motivo del traslado fue un hundimiento.

El 12 de junio del 2010, cuando las autoridades de la Unidad Nacional de la Esperanza hicieron el traslado, estas se comprometieron a la asignación de una vivienda digna para cada familia, pero no cumplieron.

Actualmente, estas familias afrontan el cambio climático en champas de lona vinílica. Cuentan solo con cuatro llaves de agua para las 22 familias, que suman 120 personas, tienen dos temascales para bañarse y lavan ropa en un riachuelo.

Catarina Calel Calel, integrante del Consejo Comunitario de Desarrollo de Chuitinamit, dijo que las últimas lluvias en Sololá han aumentado las enfermedades respiratorias en niños menores de 5 años y en adultos mayores.

Indicó que tanto en invierno como en verano, la neumonía y la diarrea son las enfermedades más comunes que afectan a los niños.

Terreno

La Municipalidad de San Andrés Semetabaj indicó que avanza la asignación de un terreno para que las familias puedan construir una vivienda digna.

“Queremos salir de lo que enfrentamos a diario, porque hay 26 niños en edad escolar en la comunidad, y para paliar la situación alquilamos dos aulas a personas particulares, y allí reciben clases nuestros hijos”, relató Rosa María Méndez Tool.

María Us Morales, madre de nueve niños, expuso que ella viaja siempre a la comunidad de donde los sacaron, porque va a traer el producto de sus cultivos.

Cifra

22 familias esperan que las autoridades les construyen viviendas.