Hemeroteca

Una aldea llamada San Felipe

Disfrutar de una "piloyada" o un revolcado pueden ser una buena opción para el fin de semana en las faldas del Cerro de la Cruz.

Por Hemeroteca PL

Santuario de San Felipe de Jesús, Antigua Guatemala. (Foto: Hemeroteca PL)
Santuario de San Felipe de Jesús, Antigua Guatemala. (Foto: Hemeroteca PL)

Las pocas calles de la aldea San Felipe de Jesús, Antigua Guatemala, lucen atiborradas los fines de semana. El espacio entre las ventas de dulces típicos y puestos de comida resulta insuficiente para dar cabida a los cientos de turistas nacionales y extranjeros que deciden viajar al lugar para relajarse.

Desde hace décadas, San Felipe se ha convertido en uno de los puntos obligados para almorzar, un sábado o domingo, con la familia o amigos. Aquí es posible degustar un caldo de gallina, un pepián o un revolcado y, al momento de planificar el regreso, se deben apartar unos minutos para comprar un mazapán, un dulce de coco, de maní o de leche.

Tampoco resulta difícil dejarse convencer por los vendedores que ofrecen recuerdos típicos, por ejemplo collares con imitaciones de piedras preciosas, rosarios y alguna prenda de vestir típica. “Estas ventas están desde antes del terremoto de 1976, sólo que en ese tiempo éramos pocos vendedores”, indica Jesusa Mich, quien vende collares.

Ventas-Dulces.jpg

Los pobladores del lugar le atribuyen varios milagros a San Felipe y como testimonio de los mismos, en las instalaciones de la Hermandad hay decenas de placas pegadas sobre la pared. “Para agradecer o pedir un milagro, las personas encienden una vela”, indica Édgar Palencia, un jovencito que se dedica a la venta de cera a un costado del templo.

Y para concluir el recorrido, los visitantes pueden caminar con toda tranquilidad por el pequeño poblado y pasear por una de las calles por las cuales caminó, en su niñez, el cantante Ricardo Arjona y que fuera bautizada con su nombre. Aparte, también están la calle real de San Felipe, la del Hospital y los callejones de Pila Colorada y del Llano.

Siglos de fe

La historia del Santuario de San Felipe se remonta a la época Colinal. Los trabajos de construcción se iniciaron en 1819 y se finalizaron al año siguiente en en 1820. Sin embargo la cantidad de fieles era tal que para 1870 fue necesario realizar una ampliación en el inmueble. 

En 1923 nuevamente se determinó que la iglesia resultaba muy pequeña para la feligresía, por lo que se decidió construir un nuevo templo. La iglesia de estilo neogótico, fue inagurada en 1930 con una ceremonia especial en la cual se le consagró como santuario.

El terremoto de 1976 provocó serios daños en la estructura del templo, por lo que luego de una larga reconstrucción sus puertas fueron reabiertas en 1984.

Un viaje a los tiempos coloniales. (Video Prensa Libre: You Yube)