Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

03/04/13 - 00:00 Vida

El ABC de comer bien

Aprender, jugar, crecer, pero sobre todo saber comer, deberían ser las reglas básicas en el estilo de vida de los niños, ya que la alimentación balanceada y nutritiva juega un papel importante en su desarrollo físico y mental.

POR ÁXEL VICENTE

Preparar la refacción es algo que los padres no deben tomar a la ligera. “Estudios recientes demuestran que una lonchera poco nutritiva o preparada al azar, al igual que un desayuno escaso o nulo, propicia un pobre desempeño escolar o provoca inquietud e irritabilidad en los infantes”, explicó ayer la nutricionista Frida Orozco, durante El consultorio, programa que se transmite por www.prensalibre.com, los martes y jueves, a las 9.30 horas.

La experta indicó que la edad preescolar —hasta los 7 años— es una fase de aprendizaje, y por eso es conveniente que se formen buenas prácticas alimenticias. “Los niños comen lo que los papás comemos, y por eso los padres debemos formar buenos hábitos, que les servirán por toda la vida”, dijo.

Fórmula nutritiva

Para que los chiquillos mantengan el equilibrio adecuado en la alimentación, necesitan de cinco tiempos de comida que reúnan las mismas proporciones y nutrientes. En ese sentido, la refacción no debe ser una “simple merienda”.

La lonchera debe tener el 20 por ciento de las calorías totales del día, pero además debe ser atractiva para los niños. Por eso hay que usar colores y texturas, tanto en la comida como en los recipientes, ya que de esta manera se llama la atención de los pequeños.

En la etapa preescolar lo ideal es un vaso de leche, una porción de cereal, una de carnes —una salchicha o rodaja de jamón— y una de frutas. Respecto de la edad escolar —de 7 a 12 años—, la alimentación debe incluir una porción de leche, cereal, carnes y frutas, así como una de vegetales y una de grasas.

Aunque en la refacción también se ven involucrados alimentos no tan saludables como las golosinas y frituras, los padres deben ser creativos para conjugar los parámetros ideales de una buena alimentación, para que los pequeños sientan gusto por lo que comen.

Consideraciones:

Todas las frutas son ideales, pero  deben estar frescas.

Los jugos artificiales o las bebidas carbonatadas  no son perjudiciales, siempre y cuando se incluyan esporádicamente en la lonchera. Estas bebidas pueden ser una alternativa cuando los pequeños salen de excursión o asisten a actividades fuera del establecimiento.

El pan integral tiene el mismo contenido calórico que el blanco.  La diferencia es que este último tiene un aporte mayor en fibra que ayuda a la digestión de los alimentos.

Las semillas de marañón y las  habas tienen un alto contenido nutricional. En la etapa preescolar se pueden incluir    dos cucharadas, y cuatro en la  escolar. 

Los padres deben evitar incluir frituras y golosinas, ya que estas tienen altos contenidos de azúcares y sales.


Más noticias de Vida

Herramientas

Relacionadas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.