Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

07/08/13 - 00:00 Vida

Colegio y hogar se complementan

La etapa escolar es fundamental en el desarrollo del ser humano y debe ir orientada a una formación integral que haga de los niños y adolescentes unos excelentes ciudadanos en el futuro.

Cuando se inscriba al niño por primera vez en un establecimiento, los padres deben indagar respecto de la educación académica, de la formación en valores y el desarrollo personal que recibirán, explicó ayer la psicóloga educativa Celia Elizabeth Carrera, en el programa en línea El Consultorio, que se trasmite por www.prensalibre.com.

“Es muy importante asistir a las reuniones que programan en los centros educativos, porque ahí proponen toda la estructura curricular y pedagógica que formará al niño. Hay que tener en cuenta que la educación se estructura desde temprano y a futuro será ese buen ciudadano y buena persona”, expuso Carrera.

Problemas

Varios niños presentan algunas dificultades, tanto académicas como conductuales en la etapa del colegio. Estas suelen darse desde temprana edad, y desde ese momento debe buscarse la intervención adecuada.

Carrera señala que en la mayoría de casos, los problemas académicos o conductales son consecuencia de lo que sucede en casa, por eso, los padres deben evaluar la situación y mantener una estrecha relación con los maestros y autoridades.

ADMISIÓN

Al inscribir a un hijo en el colegio es importante tener varias opciones y  conocer los proyectos educativos de las instituciones, ya que esto dará las pautas de saber hacia  dónde se  encaminará  la formación del menor. Los padres  deben  conocer las instalaciones del establecimiento. Es importante saber cuánto dinero mensual se utilizará para la colegiatura y otros gastos relacionados con la educación, saber si se logrará sostener la dinámica completa y no se interrumpirá  el proceso educativo.

ORIENTACIÓN

A nivel educativo se ha hecho necesario contar con departamentos de orientación psicoeducativa o bien, integrar un sistema de profesionales externos que orienten sobre cómo abordar los problemas.

Si en el colegio hay departamento de orientación, este debe ofrecer programas que faciliten atención a situaciones propias de aprendizaje y que pueda trabajarse con el niño  dentro de la institución o bien recomendar a un profesional.

RELACIONES

Uno de los problemas más comunes que se presenta en los colegios es la dificultad de adaptación al lugar o a la propuesta educativa en  cualquier nivel.
Hay situaciones conductuales que puede  generar acoso escolar, lo cual debe   detectarse a tiempo, de ahí la importancia de la comunicación entre padres, hijos y docentes.

Por lo general, los  problemas emocionales en los niños son producto de la dinámica familiar que influye de manera directa en su proceso académico.

RENDIMIENTO

Los niños con problemas de conducta suelen bajar su rendimiento académico. “El infante está desganado, ausente y no se integra a las dinámicas. El mecanismo es: ¿para qué esforzarse si de nada sirve?, porque no  tiene ese reflejo afectivo que le permita sentirse motivado”, explicó Carrera. El menor deja de entregar tareas y  baja en sus notas. Esto debe ser una señal de alarma en casa.

FAMILIA

El bajo rendimiento académico de los hijos afecta la relación con la familia. Las malas notas causan conflictos en casa. Muchos padres entran  también en un proceso de buscar la problemática afuera, cuando muchas veces está dentro del hogar. “Una vez se resuelven los problemas familiares, mejora la conducta de los niños en el centro educativo”, dijo Carrera.

COMUNICACIÓN

La institución educativa y los padres de familia deben mantener una relación estrecha y nunca romper los espacios de diálogo. Deben llegar a acuerdos y a compromisos en algún momento.

Esta relación debe ser fluida y constante, pero es importante que también sea programada para que así exista un análisis a fin de   hacer propuestas.

PARTICIPACIÓN

Los padres o encargados del infante deben involucrarse en la dinámica escolar. “Las instituciones, generalmente,  tienen propuestas de formación para padres de familia,  como las escuelas para padres o talleres que brindan pautas o caminos que se deben seguir; es importante hacer uso de ellos”, recomendó Carrera.

No basta con inscribir al menor y olvidarse de lo demás; se debe participar.

INTEGRALIDAD

“La formación integral  contempla aspectos afectivos y emocionales, y no solo el conocimiento”, explicó Carrera.

La propuesta de este tipo que el establecimiento tenga será lo que el niño proyectará     en su vida diaria y en sus relaciones interpersonales.

Hay instituciones que tienen muchas propuestas,  pero  solo abarcan el aspecto cognoscitivo. También hay que  analizar  si estas   corresponden a la edad del niño.

POR PAMELA SARAVIA FONSECA /

Más noticias de Vida

Herramientas

Relacionadas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.