Vida

Delicias de la época cuaresmal

La Cuaresma y el verano no solo destacan por su colorido y devoción, o por el ambiente de las cálidas playas, sino también por los platillos típicos de la época como el pescado, alimento que puede prepararse de múltiples maneras.

Por POR ÁXEL VICENTE

<p>Hay diversas recetas para preparar platillos con carnes del mar.</p>
Hay diversas recetas para preparar platillos con carnes del mar.

Comer este alimento en esta época se ha convertido en una tradición que nació de la religión católica, cuando las personas se abstenían de comer carne roja durante algunos días de la época cuaresmal, como una manera de hacer penitencia.

Existen diferentes opciones para degustar estos platillos.

“El pescado y los mariscos tienen mil maneras de preparación. Puede usarse también el róbalo o corvina, que son sencillos de cocinar. La preparación depende del gusto de cada quien, de tener buenos ingredientes, y que lo cocines con amor”, dice María Cristina Fuster Brugué, del restaurante Cristina de Barcelona Viva.

Fuster, además, hace énfasis en los beneficios que tiene consumir carnes blancas. “Ayudan a la salud cardiovascular y son alimentos de bajas calorías. El pescado es un alimento con excelentes proteínas, minerales, vitaminas y ácidos grasos”, explica la experta en gastronomía, quien asegura que lo único para cocinar estos platillos es aventurarse a disfrutar de excelentes sabores.

Al gratín

INGREDIENTES

Dos filetes de pescado; una taza de crema de leche; 2 cucharadas de coñac; 4 de queso parmesano; una cucharada de cebolla finamente picada; 2 cucharadas de perejil picado; mantequilla y sal.

PREPARACIÓN

Se doran los filetes en una plancha con aceite de oliva. En un sartén, con un poco de mantequilla, se fríe la cebolla hasta que esté cristalizada para luego agregarle la crema de leche. Se dejar hervir y se vierten las dos cucharadas de coñac. Se deja un momento hasta que se espese.

Se colocan los filetes en un plato para horno y se cubren con la salsa. Se agrega todo el queso parmesano, trocitos de mantequilla y se pone a gratinar. Se acompaña con arroz y con una bebida refrescante.

En salsa verde

INGREDIENTES

Dos filetes de cualquier pescado; 2 cucharadas de cebolla rayada; un diente de ajo; 1/2 taza de vino blanco; 2 cucharadas de coñac; una taza de caldo de pescado, 1/2 taza de perejil y sal.

PREPARACIÓN

Colocar dos cucharadas de aceite de oliva en un sartén. Cuando esté caliente se agrega cebolla rallada y un ajo, hasta que se frían. Se agrega el vino blanco y el coñac, y se deja en el fuego hasta que se consuman. Se mezcla el caldo de pescado hasta que hierva. Mientras tanto, el filete debe freírse en la plancha para luego agregarlo a la salsa, con un poco de perejil picado. Mezclarlo por un minuto. Servir con arroz. Acompañar con vino blanco.

A la romana

INGREDIENTES

Dos filetes de pescado, 1/2 taza de harina, un huevo batido con una pizca de sal y aceite para freír.

PREPARACIÓN

Se limpian los filetes y se secan con un paño limpio. Posteriormente se les agrega sal al gusto.

Se pasa cada filete por la harina hasta que queden completamente recubiertos. Se sacuden para que caiga toda la harina que no se adhirió.

En otro plato se coloca el huevo batido para humedecer los filetes dentro de él.

Cuando ya estén recubiertos, se ponen a freír en un sartén bien caliente hasta que queden dorados.

Cuando lleguen a este punto se dejan escurrir para eliminar todo el aceite que está de más.

Se sirve con rodajas de limón, una porción de arroz y una ensalada de rodajas de tomate y cebolla.

Una excelente bebida para acompañar es el vino tinto; también puede ser la cerveza o un refresco.

Consejos

Al elegir el pescado, es mejor optar por filetes delgados para que al cocinarlos tengan mejor cocimiento.

Al comprar, fijarse en que la carne esté bien refrigerada.

Un pescado fresco debe verse brillante y con las escamas pegadas. Si estas se caen fácilmente, es muy probable que esté en descomposición.

Para saber si el pescado es fresco, las agallas deben tener un tono rojizo o rosado intenso.

Un pescado fresco tiene ojos luminosos y brillosos.

Los filetes no deben presentar decoloración, mucho menos oscurecimiento en los bordes.

Su olor debe ser agradable, no molesto.