Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

10/01/13 - 10:10 Vida

Meditación: enemiga del dolor

El ser humano tiene una asombrosa capacidad autocurativa. Para potenciarla, no hay nada mejor que aparcar cualquier actividad o pensamiento durante 15 minutos al día. Es lo que propone la meditación, una práctica terapéutica que combate los efectos del estrés, el dolor crónico o las enfermedades cardíacas

La meditación está al alcance de todos, pero requiere tiempo, energía y compromiso por una buena causa: promover el bienestar físico y psicológico. ¿Cómo? La clave está en detener el bombardeo de ideas, es decir, lo que se conoce como “dejar la mente en blanco”. El objetivo es forjar un vínculo entre el nivel físico y el nivel espiritual que aporte equilibrio a nuestra vida.
 
El doctor Gabriel Weiss explica los beneficios de esta práctica en su libro Meditaciones terapéuticas: cómo despertar el poder curativo que existe en el interior de cada persona  (RBA-Integral). “La meditación puede ayudar a tratar problemas de salud, aumentar la felicidad, prevenir enfermedades y mitigar el sufrimiento”.
 
Beneficios psicológicos
 
Meditar favorece estados mentales positivos como la compasión, la amabilidad, el amor, la generosidad, la paciencia y la tolerancia. Esto se traduce en un sentimiento de felicidad, calma y libertad que “ayuda a curar síntomas del estrés agudo, sentimientos de pérdida, soledad, dolor, frustración, ira, desesperación e incluso el miedo ante la muerte inminente”, afirma el doctor.
 
No obstante, algunos transtornos afectivos como la depresión grave provocan que la persona pierda la capacidad de concentrarse y no pueda practicar la meditación. En ese caso, el paciente primero necesita una receta de antidepresivos para lograr sentirse mejor, según el sitio efesalud.com
 
No ocurre lo mismo con la tristeza, una simple reacción natural ante circunstancias de la vida como el fallecimiento de un familiar o un despido laboral. Los médicos a veces “recetan demasiados de fármacos antidepresivos que alteran la química cerebral” porque confunden con depresión clínica lo que sólo es tristeza, soledad o melancolía. ¿Alternativa? Meditación.
 

Meditación para enfermos
 
Conoce el poder curativo de esta práctica aplicado a cada enfermedad o dolencia:

■CÁNCER → La meditación reduce el miedo, la depresión y el dolor causado por el proceso cancerígeno. Además ayuda a activar el sistema inmune, “el mecanismo autocurativo más poderoso que existe para atacar y exterminar las células cancerosas”.

■DEFICIENCIA VISUAL → Cuando alguien pierde la visión, destina más zonas del cerebro a los sentidos del oído y del tacto. Esta mayor capacidad auditiva hace que tanto la meditación musical como la integral (que implica centrar la percepción en el sonido, el tacto, el gusto y el olfato) sean las más adecuadas para las personas ciegas.

■ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES → Las técnicas de meditación son útiles para prevenir y tratar algunos de los problemas derivados de la frecuencia cardíaca, como la hipertensión, taquicardia, arritmias, insuficiencia cardíaca, angina de pecho e infarto.

■ENFERMEDADES INFECCIOSAS → Esta práctica terapéutica provoca cambios en la actividad cerebral y puede influir potencialmente en las funciones del sistema inmune.

■PROBLEMAS GASTROINTESTINALES → La meditación también combate la úlcera de estómago, la gastritis o el ardor de estómago, a menudo provocados por el estrés y la ansiedad.

■OBESIDAD → El ejercicio aeróbico es el más adecuado para quemar calorías. Otra opción es caminar y meditar…¿Al mismo tiempo? “Meditar andando o encima de la bicicleta estática puede ser la base de un programa saludable de entrenamiento físico para controlar el peso”.

El doctor también propone la técnica de respiración AH-OM: “al inspirar dirá mentalmente "AH, AH" siguiendo el ritmo de sus pasos, y al soltar el aire emitirá el sonido "OM, OM”. ¿Beneficios? Evita que piquemos entre horas como reacción al aburrimiento o frustración.
 
■DOLOR →  ¿Cómo se puede aliviar el dolor del cuerpo? Weiss aconseja combinar la meditación con tratamientos físicos como masajes, fisioterapia, quiropráctica o acupuntura. Los pacientes de operaciones también pueden beneficiarse de algunas técnicas. Según el doctor, “el dolor quirúrgico posoperatorio se reduce mediante cintas de meditación guiada o musicoterapia en el período perioperatorio”.
 
■INSOMNIO→ Dormir bien es indispensable para empezar las mañanas con energía. Las personas que tienen problemas para conciliar el sueño pueden recurrir a los CDs de musicoterapia o a la respiración AH-OM antes de acostarse.

■ENFERMEDAD TERMINAL → Practicar la meditación es muy difícil para los enfermos en fase terminal porque no se pueden concentrar. No obstante, Weiss da algunas pautas para animar al enfermo: “aunque la persona esté al borde de la muerte y no tenga energía ni para conversar, siempre le hará bien que estemos a su lado, le acariciemos con suavidad, le acompañemos en la respiración y pronunciemos palabras de afecto”. Meditar también ayuda a familiares y amigos de la persona a mitigar el sufrimiento y sobrellevar la pérdida de un ser querido con mayor aceptación.

■EMBARAZO → Las mujeres embarazadas pueden sufrir aumento de peso y depresión (sobre todo después del parto). La respiración AH-OM y otras técnicas de meditación calmante previenen o tratan estos problemas. Para combatir el dolor lumbar, Weiss es tajante: “lo mejor para tratar el dolor crónico durante el embarazo es el masaje, el calor tópico y las técnicas de meditación”. Sus efectos beneficiosos propician un ambiente tranquilo para el feto.
 
Consejos para principiantes

1.Mantener la atención. “Si le cuesta concentrarse, practique el mantra dentro-fuera (inspiración-expiración).

2.Dormir lo suficiente. Nada de dejarse vencer por el sueño mientras meditamos. “Recupere las horas de descanso y duerma el tiempo que necesite”.

3.Convertir la meditación en una experiencia diaria. Basta con 15 ó 20 minutos cada día. Debemos sentarnos con la espalda recta, con la frente y los hombros relajados, y esbozar una media sonrisa “tipo Buda”. El doctor concluye: “Intente no llevar las cosas al extremo. Simplemente disfrute de su respiración”.


Más noticias de Vida

Herramientas

Tags

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.