Vida

Cuidado con los besos

Un beso no es tan inocente como parece. Según una investigación holandesa, resulta que cada vez que este acto de afecto se lleva a cabo, se transmiten de manera masiva nada menos que 80 millones de microorganismos.

Por POR REDACCIÓN BUENA VIDA

<p>En los besos íntimos se pueden transferir hasta 80 millones de microorganismos</p>
En los besos íntimos se pueden transferir hasta 80 millones de microorganismos

Esta ha sido la conclusión del último estudio llevado a cabo por la Organización de Investigación Científica Aplicada (TNO) de Holanda y que recoge la revista Microbione.

No todas las personas tienen el mismo tipo de microorganismos en su cuerpo, que ayudan a digerir la comida o a prevenir enfermedades, ya que la genética, la alimentación o la edad influyen en el microbioma, comunidad de microorganismos de cada individuo, según muyinteresante.es

La boca es la zona en la que más tipos de bacterias pueden vivir (hasta 700 variedades) y su variedad depende también de las personas con las que más tiempo pasamos.

Lea también: En la placenta también existen bacterias

El experimento consistió en pedir a 21 parejas que llenaran un cuestionario sobre su comportamiento afectivo, sobre todo en lo referente a los besos. Luego se tomó muestras de las bocas (de la saliva y de la lengua) de todos ellos para analizar la composición exacta de la microbiota de cada uno.

Los resultados revelaron que cuanto más se besaba una pareja (al menos nueve veces al día), más similares eran sus comunidades de bacterias. De hecho, después de cada beso con intensidad, los científicos descubrieron que se transferían unos 80 millones de bacterias.

"Los besos más íntimos implican un contacto pleno de las lenguas y un intercambio de saliva que constituye un comportamiento único en la naturaleza y que resulta común en el 90 por ciento de las culturas conocidas", afirma Remco Kort, líder del estudio.

"Las explicaciones habituales de la función que desempeñan los besos entre los humanos asignan, normalmente, un papel muy importante al microbiota presente en la cavidad oral, aunque los efectos exactos de esos besos nunca habían sido estudiados. Nosotros queríamos averiguar hasta qué punto las parejas comparten su microbiota oral. Y resulta que, cuanto más se bese una pareja, más similares serán sus comunidades bacterianas”, dijo Kort.

Lea también: Cuando los microbios se vuelven resistentes