Escenario

Una sonda china traerá a la Tierra muestras de la Luna

El pasado diciembre, el gigante asiático hizo su primer alunizaje controlado. En 2017, la nave Chang'e-5 recojerá muestras del satélite y las traerá a la Tierra.

<p>El rover chino <em>Yutu</em>, comúnmente conocido como Conejo de Jade alunizó en 2013.&nbsp; foto: <span class="autor">TIANGONG 1</span></p>
El rover chino Yutu, comúnmente conocido como Conejo de Jade alunizó en 2013.  foto: TIANGONG 1

MADRID- Mientras Estados Unidos, la Agencia Espacial Europea (ESA), India y hasta Emiratos Árabes Unidos tienen sus ojos puestos en Marte, China sigue centrada en conquistar la Luna. Ocho meses después de la llegada de su primer vehículo robótico llamado Yutu (conejo de jade) a bordo de la nave Chang'e-3, ha anunciado su próximo paso en la exploración lunar. A finales de 2014 enviará una nueva sonda orbitadora a la Luna, Chang'e-4, que regresará a la Tierra.

Con esa misión, probará la tecnología necesaria para hacer realidad su próximo y ambicioso objetivo, previsto para 2017: que la futura nave Chang'e-5 recoja muestras del satélite y las traiga a la Tierra durante su viaje de regreso.

Lea también: Sonda espacial de China se posa en la Luna

Su plan ha sido hecho público a través de un comunicado de la Administración Estatal de Ciencia, Tecnología e Industria para la Defensa Nacional (Sastind), en el que subraya las dificultades técnicas que supone la reentrada en la atmósfera de un vehículo espacial, que tendrá que soportar temperaturas muy altas.

Según informa Xinhua, la agencia de noticias oficial del Gobierno chino, el orbitador lunar ha sido transportado al Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang, en la provincia de Sichuan.

China compatibiliza su programa lunar con la construcción de su propia estación espacial, que pretende tener lista hacia 2020. De momento, China ha mandado ya cinco naves tripuladas al espacio en diversas misiones para construir su estación espacial. En junio de 2013, sus taikonautas, considerados auténticos héroes en China, completaron con éxito el acoplamiento de la nave Shenzou X con el laboratorio espacial chino Tiangong I, que orbita alrededor de la Tierra.

En diciembre de 2013, China se convirtió en el tercer país que logra realizar un alunizaje controlado, sólo Estados Unidos y Rusia lo habían conseguido hasta entonces. Aunque China considera esta misión un éxito total, el rover o vehículo espacial, sufrió problemas técnicos a las pocas semanas.

El objetivo último de su programa lunar es enviar taikonautas. Desde que concluyeron las misiones Apolo en 1972, ningún ser humano ha vuelto a pisar nuestro satélite. Con información de: www.elmundo.es