Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

Actualizado a las 00:00 Vida

La cordal que no es cordial

Las muelas cordales, también conocidas como del juicio, son las últimas piezas dentales en crecer y, algunas veces, llegan acompañadas de problemas.


Descargue infografía sobre las cordales

Inflamación, infecciones, dolor en la mandíbula y apiñamiento dental son solo algunos de las dificultades que estas pueden ocasionar.

“Estos dientes aparecen después de los 17 años y se recomienda que al tener algún tipo de molestia se visite al dentista, para evaluar si es necesario extraerlos”, indica el dentista Boris Kassim López.

“Los padecimientos por las muelas impactadas son variados y se dan cuando la pieza ya no tiene espacio para salir y se queda dentro del hueso de la quijada”, agrega el odontólogo Luis Alfonso Anleu.

Evolución

El cambio de dieta, el estilo de vida y la herencia genética influyen en que estas muelas sean innecesarias. “La comida, con el paso de los siglos, se han vuelto más liviana y hace de las cordales piezas sin un uso primordial”, explica Anleu.

Cuando surgen, las muelas del juicio pueden infectar o afectar directamente a otras piezas dentales; en algunas ocasiones, según sea su posición, pueden dañar las raíces de los dientes.

¿Dentista o no?

“Al notar síntomas o dolores es necesario acudir a un odontólogo. Muchas veces los pacientes van con el dentista cuando existen infecciones fuertes o tienen un cuadro complicado”, señala Anleu.

De acuerdo con el experto, no se deben aplicar tratamientos paliativos para este tipo de padecimientos. “Se tiene la creencia que con algunos químicos o remedios caseros se puede solucionar el problema, pero no es cierto; solo un especialista podrá decir cuál es el tratamiento adecuado”, afirma.

El tratamiento

La extracción del diente es lo mejor. “Una pequeña cirugía para extraer la muela es lo adecuado antes de que provoque problemas mayores”, recomienda Anleu.

Sin miedo

La cirugía para la extracción de la muela cordal es sencilla y muy frecuente, no hay por qué temerle. En un período no mayor a dos días, según el caso, el paciente vuelve a su rutina diaria, puntualizan los especialistas.

POR áNGEL ELíAS /

Más noticias de Vida

Herramientas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.