Salud y Familia

El bienestar emocional  hace mujeres radiantes

El trabajo, la tensión diaria y las dobles o triples ocupaciones que tienen las mujeres pueden llevarlas a lo que se denomina síndrome de mujer agotada (SMA);   sin embargo,   gozar de más energía, alegría, salud y bienestar es posible si se adoptan unos sencillos hábitos.

Por Redacción Buena Vida

Sentirse bien con una misma es la calve para ser exitosa en todos los ámbitos. (Foto Prensa Libre: Keneth Cruz)
Sentirse bien con una misma es la calve para ser exitosa en todos los ámbitos. (Foto Prensa Libre: Keneth Cruz)

“Las mujeres con SMA se esfuerzan tanto para afrontar todas sus tareas y responsabilidades diarias que se desgastan más de lo admisible para su organismo, padecen cansancio crónico y se acostumbran y resignan a sentirse siempre así”, opina  Pilar Benítez, autora del libro Mujeres agotadas y cómo dejar de serlo, quien también es   licenciada en Ciencias Empresariales especialista en nutrición energética, salud y cocina terapéutica.

“Las mujeres en general somos muy autoexigentes y acabamos haciéndonos responsables de todo. Lo queremos hacer todo bien y,  al final, nos quedamos sin energía para nosotras”, dice Benítez y añade que para evitar justamente eso la mujer debe cuidar su salud a través de varias técnicas, una de ellas, y la que le ha funcionado muy bien es la que llama:

¡Siéntete radiante!, que se explica en el link: sienteteradiante.com, que integra consejos sobre dieta, respiración, ejercicios, meditación y gestión de las emociones.

Para Benítez es fundamental que las mujeres tomen conciencia de que, si no se cuidan, no lo hará nadie, y de que tratarse bien es la clave para poder conciliar y encontrar equilibrio entre todas sus responsabilidades y tareas, e ir cumpliendo años sin un desgaste exagerado. La autora comparte una serie de consejos  que presentamos a continuación.

Organizarse

“Consumimos mucha energía cuando revisamos de forma mental y constante todo lo que tenemos pendiente hacer”, señala Benítez. Para solucionarlo, se  aconseja apuntar cada idea, compromiso, tarea y obligación en una libreta o en el celular, y revisarla periódicamente.

“Allí registraremos nuestros asuntos pendientes, de forma que podamos ordenarlos, establecer los tiempos para ejecutarlos y  sus prioridades. Así, relajaremos nuestra mente y la dejaremos disponible para  funciones más creativas”, destaca.

Comer sano

Hay que evitar el consumo de productos refinados, demasiada carne, embutidos y azúcar. Es mejor preferir cereales integrales,  legumbres y verduras.

Es necesario tener presente las proporciones adecuadas de los distintos grupos de alimentos: 50 por ciento de cereales integrales, 20 por ciento de proteínas,   30-35 por ciento de  verduras, y  5-10 por ciento de semillas, aceites, algas, sal, sopas, frutos secos y fruta. “Si respetamos estas proporciones tendremos  más energía y no sentiremos la necesidad de comer tentempiés, golosinas o comida chatarra”, añade.

Regenerarse

Benítez sugiere comprobar que el colchón y la almohada sean adecuados para el descanso, al igual que las condiciones ambientales de sonidos, luz y temperatura. El siguiente paso es desconectar los aparatos electrónicos en la habitación  y cenar  dos horas antes de acostarse y lo más ligero posible.

Ejercitarse

Hacer ejercicio moderado regular  es otro de los aspectos fundamentales para tener la energía adecuada, ya que el cuerpo necesita moverse y esto beneficia a nuestro físico, psique y emociones.

“Si se tiene tiempo, lo mejor es ir a un gimnasio, nadar, correr, tomar clases de baile, hacer yoga o pilates, hacer senderismo o dar caminatas, pero en caso contrario, se puede hacer ejercicio en casa”, asevera la experta.

“Con 20 minutos un día sí y otro no, es suficiente, y el ejercicio puede consistir en tres o cuatro series de 20 sentadillas, 20 abdominales, 20 flexiones y 20 saltos, siendo más importante la regularidad que el esfuerzo puntual de un día”, señala.

Silencio interior

  • Pilar Benítez propone el siguiente ejercicio mental: “Imagine un lago lleno de gente que nada, chapotea, juega o navega. La superficie no deja de moverse y el agua está agitada. Piense que, de pronto, todo el mundo se va y solo queda una ligera brisa que acaricia la superficie y forma pequeñas ondas o dibujos. Es suave, pero nos impide ver el fondo, pues sigue agitando levemente la superficie del lago”.
  • “Su misión es intentar aquietar esa brisa para tratar de ver qué hay debajo el agua. Con el tiempo descubrirá que hay tesoros increíbles, talentos y dones que le hacen una mujer única: creatividad, intuición, compasión, amor universal”, prosigue.
  • “Se trata de una  gran aventura, la aventura de la vida, de entender por qué estamos aquí y qué hemos venido a hacer. Eso es con lo que tenemos que conectar”, finaliza.

Efe-Reportajes