Escenario

Así fue la audición de Miley Cyrus para Hannah Montana

Esta semana se difundió un video en el que se muestra a la cantante Miley Cyrus en su audición para la serie televisiva Hannah Montana, de Disney, la cual lanzó su carrera en la música.

Por Redacción Espectáculos

La estrella es considerada ahora una "chica mala" del pop. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La estrella es considerada ahora una "chica mala" del pop. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En el clip, que ya se había publicado anteriormente pero ha resurgido en las redes y se ha vuelto viral en las últimas horas, aparece la artista estadounidense cantando y actuando en tres sesiones de casting.

En aquel entonces, Cyrus tenía 12 años y no se imaginaba que años después su papel protagónico en esa producción la catapultaría a la fama. Hannah Montana también dio el salto al cine, con dos películas.

En la serie de TV Hannah Montana la artista derrochaba ternura e inocencia (Foto: Hemeroteca PL).

Audición de Miley Cyrus para Hannah Montana, publicado por "HannahMontanaFansAustralia.wetpaint.com"

La “chica mala”

En la actualidad, Miley Cyrus tiene 22 años y una exitosa carrera en la música, con cuatro álbumes de estudio, aunque parte de su fama actual se deriva también de la polémica.

Tras la cancelación de Hannah Montana en el 2011, la dulce Miley Stewart —su papel en la serie— se “transformó” en una rebelde del pop, gritando al mundo de manera irreverente, a través de su música y su vida personal, su gusto por las drogas y su lado sexual.

La cantante sorprendió cuando se cambió su look y se cortó el pelo (Foto: Hemeroteca PL).

Uno de los momentos más polémicos de Cyrus fue en los premios MTV VMA en el 2013, cuando hizo un baile muy sugestivo junto al cantante Robin Thicke, que causó muchas críticas, en especial en los padres de familia que aún recordaban a la tierna Miley Stewart de Hannah Montana.

Videoclip oficial del tema Wrecking Ball, de Miley Cyrus.

El más reciente álbum de Cyrus se titula Bangerz, del cual se desprenden temas como We Can’t Stop y Wrecking Ball. Para promocionar el disco, la joven ofreció una gira mundial con mucho pop y sexualidad, que generó US$63 millones.