Escenario

Banda marcial ofrecerá concierto en la Basílica de Santo Domingo

No es la primera vez que se presenta un concierto de marchas en el Quinto Viernes de Cuaresma —de hecho, es el número 28—, pero sí la primera en que se busca llegar a la vista, el olfato, el tacto, el gusto, el oído y también al sentido de la fe.

Por Gustavo Adolfo Montenegro

Un concierto para los seis sentidos.
Un concierto para los seis sentidos.

“Se intenta dar una experiencia total, pues la música de marchas de por sí remueve sentimientos, pero si se suma el entorno de la basílica y la evocación de la historia, se hace una vivencia espiritual”, explica Luis Roberto Aguilar, vicario parroquial del Templo de Santo Domingo.

Allí —12 Av. y 10 calle, zona 1— se presentará el viernes 20 de marzo, a las 19.30 horas, la Banda Marcial dirigida por el maestro Christian Juárez, acompañada de cuerdas para dar un toque distintivo a las interpretaciones, que aprovecharán al máximo la acústica del bicentenario templo dominico.

Se interpretarán tradicionales marchas procesionales como La Fosa, Penitencia y Él ha muerto, pero no será un recital más, sino todo un conjunto de mensajes centralizados bajo el lema Dichosos los que Trabajan por la Paz.

El objetivo del concierto es ofrecer al público una actividad cuaresmal que conjugue fervor y sentido artístico, y reunir en una misma actividad cultural a varias generaciones de católicos, señala Mario Maldonado, del Patronato de Santo Domingo.

Previo a cada interpretación habrá intervenciones del Cronista de la Ciudad, historiador Miguel Álvarez Arévalo, quien comentará fotografías y videos de procesiones y velaciones de antaño en Santo Domingo.

Sensaciones

Toda la basílica lucirá decorada e iluminada especialmente; no faltarán los aromas de incienso y corozo.

En las naves laterales estarán las estaciones del viacrucis de tamaño natural, que dan la oportunidad de tener una experiencia mística enriquecedora.

“Se intenta crear a través de este concierto, un viaje en el tiempo para reconocer las raíces de las expresiones populares de fe cuaresmal de Guatemala”, añade Maldonado.

Mucho amor

A decir del padre Aguilar, la cuaresma guatemalteca es más que un patrimonio cultural: “Es un patrimonio espiritual que merece ser valorado, enriquecido y experimentado, como una forma de reflexión que a su vez genere un espíritu de paz”.

Gratuito y puntual

La entrada a este concierto, como es tradición, será gratuita. Se sugiere llegar temprano y tomar en cuenta que hay misa a las 19 horas, después de la cual se efectuará la presentación.

El parqueo frente a la basílica es limitado, aunque hay algunas opciones en cuadras cercanas.