Escenario

Críticas como esta (del escritor Iván Gallo) irritan a Ricardo Arjona

¿Qué dice el texto que Camilo Egaña, presentador de CNN en Español, iba a leerle a Ricardo Arjona durante la entrevista en la que el cantautor se retiró molesto? 

Por Pablo Juárez

Archivado en:

Ricardo Arjona

El entrevistador de CNN pretendía leer este escrito al cantautor guatemalteco cuando este lo interrumpió y lo señaló de haberse enfocado más en las cosas malas que se dicen de él, en lugar de haber escuchado su disco Circo Soledad.

“A primera vista podría tratarse de un revolucionario, uno de esos tipos que, como Manu Chao, tienen costumbres hippies como recorrer el continente en auto stop o escoger como guardaespaldas a una guardia indígena. Pero no se equivoquen, mientras el exlíder de Mano Negra es consecuente con su discurso, el guatemalteco no es más que un producto elaborado por las disqueras para descrestar a solteronas cursis y a torpes aspirantes a filósofos”, se lee en el texto  Ricardo Arjona, el cantante de los que no leen, redactado por Iván Gallo para el portal www.las2orillas.co.

Gallo, escritor y ensayista colombiano, parece haberse tomado mucho tiempo en investigar y analizar la trayectoria del cantante, pues su escrito describe a detalle los requerimientos del artista para sus conciertos.

“Arjona no sólo es un mal poeta, sino que es un farsante.  Uno puede pensar que traerlo a cantar al país puede ser barato ya que él ha dicho hasta la saciedad que no tiene pretensiones materiales y que su única preocupación es alimentar a la musa que le dicta las canciones. Para sus conciertos exige cosas tan absurdas como varias botellas de ron jamaiquino, galletas nepalíes, chocolate mexicano y 50 dobles para despistar a los fans que matarían por una hebra de su cabello. Es más fácil tocar el hombro de Barack Obama que el del autor de Quién diría

El colombiano también se dio a la tarea de recordar los señalamientos en contra del guatemalteco por supuesta violencia doméstica.

“Leslie Torres pidió el divorcio después de que lo denunciara por torturarla física y sicológica. El hombre que dijo sobre las mujeres No sé quién las inventó, no sé quién hizo ese favor tuvo que ser Dios, intentó empujarla desde el octavo piso de un hotel”

El escritor agregó que el hermano de Torres testimonió  que el cantante la había cacheteado, empujado, pateado, agarrado por el pelo, además de tirarla en la ducha completamente vestida y echarle agua fría.

Iván Gallo, escritor y ensayista colombiano. (Foto Prensa Libre: YouTube)
Iván Gallo, escritor y ensayista colombiano. (Foto Prensa Libre: YouTube)

“Él, en vez de reconocer su falta, se defendió diciendo que Leslie Torres era alcohólica y drogadicta. Los jueces no le creyeron y lo obligaron a una indemnización millonaria. Sus fans, ciegas y sordas, no creyeron nada de esto y siguieron llenando sus conciertos”, explicó Gallo.

Luego de desenterrar parte del pasado de Arjona, el ensayista insultó las composiciones del cantautor y a sus fanáticos, a quienes señaló de incultos.

“Sus versos ramplones –vulgares y descuidados- e imposibles como El problema no fue hallarte, el problema fue encontrarte o Cómo encontrarle una pestaña, a lo que nunca tuvo ojos, seguía siendo recitados por millones de jovencitas. Si Neruda era el poeta de los trabajadores y Rimbaud el de los fumadores de hachis, Arjona es el bardo de los que nunca han leído un libro”.

Además, el colombiano se respaldó con comentarios de otro cantante, a quien llamó artista verdadero, para reforzar su ataque contra Arjona.

“Fito Páez, en 2010, dijo que el fanatismo que le profesaba su país a Arjona revelaba la aniquilación cultural que vivía la Argentina”, se lee en el texto de Gallo.

El texto finaliza con una dura crítica al cantante y a su público al que calificó de  tener “gustos limitados y ser culturalmente pobre”.

“Su triunfo es la derrota del arte verdadero y una prueba clara y contundente de que a cualquier tarado que pueda ocurrírsele una canción tan insulsa como Pinguinos en la cama, puede aspirar a la gloria. El secreto para llegar a la fama no tiene nada que ver en el genio, sino en la habilidad de los mercachifles de la música y de interpretar los gustos, cada vez más limitados, de una muchedumbre culturalmente pobre".