Escenario

Cultura Profética muestra entusiasmo por su regreso a Guatemala 

La  banda puertorriqueña Cultura Profética vuelve a Guatemala el 3 de junio para presentarse en el festival de reggae One Love, en Fórum Majadas, en el que también participarán otros artistas y grupos internacionales. Hablamos con Omar Silva,  el bajista.

Por Alfredo Vicente / Guatemala

Cultura Profética está formada por Willy Rodríguez (bajo y voz), Omar Silva (bajo), Juan Carlos Sulsona (teclado), Eliut González (guitarra) y Boris Bilbraut (batería y voz). (Foto Prensa Libre: Álex Díaz photography)
Cultura Profética está formada por Willy Rodríguez (bajo y voz), Omar Silva (bajo), Juan Carlos Sulsona (teclado), Eliut González (guitarra) y Boris Bilbraut (batería y voz). (Foto Prensa Libre: Álex Díaz photography)

Ustedes son muy queridos por aquí... ¿Qué les ha dejado Guatemala en sus anteriores shows?

La relación con Guatemala ya tiene 10 años. La primera vez fuimos invitados por otra banda y desde entonces esto ha ido creciendo.  No hemos logrado la consistencia de ir a Guatemala un a vez al año; nos gustaría eso. Esa es la meta en el punto en que estamos en nuestra carrera. Cuando vamos para allá siempre se pone todo buenísimo.





¿Cuál es ese punto en el que están ahora como banda?

Nos ha tocado el lugar de ser una de las bandas más influyentes de Latinoamérica, y no solo de reggae. Llevamos la responsabilidad por eso. Primero lo asumimos y luego lo llevamos con respeto hacia el público. En el punto en que estamos quisiéramos que la música se moviera más hacia las masas y no solo hacia gente afín a nosotros. Quisiéramos compartir con más gente nuestro sueño de cuidar el planeta. Por eso festivales como el de One Love, con otras bandas y artistas,  ayudan a diversificar nuestro trabajo. 





¿Cómo creen que ha evolucionado su música en estos 21 años desde su fundación?

Antes de ser músicos de Cultura Profética éramos músicos cada quien en su viaje. Tenemos un hambre de siempre buscar cosas nuevas y compartirlas. Tenemos un proyecto en el que además de hacer las canciones, se le permite a todos desarrollarse como músicos. 

¿Qué han aprendido de Latinoamérica y su gente?

Bueno, Latinoamérica definitivamente es un todo con miles de variedades. En la diferencia está la belleza y esa es una de sus cosas más bonitas.

Guatemala es de los países que menos tiempo he tenido para explorar pero sé que tienen una diversidad cultural brutal. Esa es nuestra fuerza, creo. Siento que los países de la región todavía están en su juventud y se nos ha hecho muy difícil madurar en ciertas cosas por las presiones internacionales, el neoliberalismo y la injerencia de EE. UU. en nuestros gobiernos. Es la parte en la que siento que nos queda todavía trabajo por hacer.

Canciones como Le da igual fueron son sobre la realidad en Puerto Rico, pero la letra también aplica para Guatemala y otros países...

Sí, nuestra realidad puertorriqueña es la que nos alimenta más inmediatamente, pero por ser un grupo pilar del movimiento latinoamericano ya tenemos una “malicia” en las composiciones. Eso empezó a partir del segundo disco. Hay un enunciado de Green Peace que dice: “Piensa globalmente, actúa localmente”. Pues nosotros tenemos ese principio asumido.

¿Cómo les van con el trabajo de su próximo álbum?

Hay suficiente material, necesitamos sacar el tiempo para poder definirlo y darle una dirección para terminar el disco. En esta última semana también creamos un tema nuevo que, quizás después de volver de Centroamérica, podríamos grabar.

¿Cuál es su mensaje para los seguidores de Guatemala?

Primero que nada, nos hemos enterado que hay confusión con el público de que si vamos o no vamos esta vez. Les contamos que tenemos los pasajes comprados.

La producción ha cumplido con toda su responsabilidad de manera súper profesional y estamos listos para hacer explotar el One Love. Hace tiempo que no nos vemos y estamos súper listos. Tenemos un show muy bueno y la banda está en uno de sus mejores momentos, así que no lo dejen para última hora y llenemos ese festival One Love.