Escenario

Woody Allen cumple 80 años que van de la comicidad a la genialidad 

El director y actor estadounidense Woody Allen cumple este martes 80 años y es considerado uno de los genios del cine contemporáneo, cuya carrera es una ola de grandes filmes y de sonados escándalos.

Por Ángel Elías

Woody Allen es considerado un genio de la pantalla por su peculiar manera de contar historias. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Woody Allen es considerado un genio de la pantalla por su peculiar manera de contar historias. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Nadie explica mejor las relaciones humanas —por trágicas, divertidas y hasta extrañas— que Woody Allen. “Uno siempre está intentando que las cosas salgan perfectas en el arte, porque conseguirlo en la vida es realmente difícil”, explica en su filme Annie Hall (1977).

Su verdadero nombre es Heywood Allen Stewart Konigsberg y nació en Nueva York, en 1935. Sus grandes influencias cinematográficas están en directores europeos como Ingmar Bergman, Federico Fellini, y también comediantes como Groucho Marx y Bob Hope.

Su primera aparición en televisión fue en el programa Tonight Show, y ahí lo descubrió el director de cine Charles Feldman. A partir de ese encuentro se le abrieron las puertas en la industria de cine, y Allen, escribió el guion de ¿Qué tal, Pussycat?, una comedia de Clive Donner rodada en 1965, en la que también actuó.

A partir de ese comienzo, se lanza con su primer filme Toma el dinero y corre, una cinta llena de pequeñas escenas cómicas que cautivó al público por su precisión e ironía.

Sus siguientes filmes ya tenía el sello particular de Allen, Bananas (1971), Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo y nunca se atrevió a preguntar (1972), El dormilón (1973), y La última noche de Boris Grushenko (1975), algo que lo definió para siempre.

En 1972 protagonizó Los sueños de un seductor, con quien tiempo después sería su pareja Diane Keaton, y con quien en 1977 protagonizó la película de mayor éxito de Allen, Annie Hall que obtuvo el Óscar al mejor director, al mejor guion original (Marshall Brickman y Allen), a la mejor actriz (Diane Keaton) y a la mejor película.

La mayoría de los personajes de Allen describen a un hombre de marcado aire tímido y neurótico, obsesionado por el sexo y el psicoanálisis, y con dificultad para relacionarse con las mujeres

En la década de 1980 se une con una nueva pareja Mía Farrow, con quien mantuvo una sólida relación hasta que se desata un escándalo que derrumba la relación en 1993.

En esa época sus filmes se influían por el judaísmo, el psicoanálisis y la comunicación en la pareja. Surgen La rosa púrpura de El Cairo (1985) o Hannah y sus hermanas (1986).

En la década de 1990 sus películas se vuelven más reflexivas como se observa en Delitos y faltas (1990), y Misterioso asesinato en Manhattan.

Otros títulos de su filmografía son La maldición del escorpión de jade (2001), Hollywood ending (2002), Match Point (2005), Scoop (2006)

Su trabajo se ve influido por Groucho Marx y por Charles Chaplin.

En el 2002 recibió el Premio Príncipe de Asturias y a este se refirió así: “Sé que no merezco el Príncipe de Asturias, pero tampoco la diabetes que padezco”.

Lea la nota completa en la edición impresa de Prensa Libre, o adquiérala aquí.