Escenario

Dylan afirma sentirse "honrado" por ser galardonado con el Nobel

Bob Dylan es el ganador del Premio Nobel de Literatura 2016, uno de los más altos honores en el mundo, y aunque no asistió a la ceremonia de entrega de los galardones, envió un comunicado en el que dijo que se sintió "muy honrado" por el premio, pero que debido a un compromiso previo no pudo viajar al evento. 

Por Redacción Cultura

Archivado en:

Buena Vida Cultura Literatura
Este es el primer discurso en el que agradece formalmente a la Academia sueca por su elección.
Este es el primer discurso en el que agradece formalmente a la Academia sueca por su elección.

El enigmático Dylan, de 75 años, mandó su discurso de agradecimiento que fue leído este sábado por la embajadora de Estados Unidos en Suecia.

Fue "una bofetada", criticó la editorialista Lena Mellin del diario Aftonbladet. "Cualquier persona que haya recibido un premio, aunque sea el del vecino más simpático de la escalera, sabe que lo mínimamente educado es venir a recogerlo", añadió.

Según la Fundación Nobel, el premio de Literatura le será entregado a Dylan en el 2017, en un país a determinar.

A continuación, la traducción del  discurso completo.

Buenas tardes a todos. Doy mi más cordial saludo a los miembros de la Academia sueca y a todos los distinguidos invitados presentes esta noche.

Lo siento, no puede estar con ustedes en persona, pero por favor, sé que estoy definitivamente con ustedes en espíritu y honrado de recibir un premio tan prestigioso.

Ser galardonado con el Premio Nobel de Literatura es algo que nunca pude haber imaginado. Desde pequeño estuve familiarizado con y la lectura, y la absorción de los trabajos de aquellos que han sido considerados dignos de tal distinción: Kipling, Shaw, Thomas Mann, Perla Buck, Albert Camus, Hemingway.

Estos gigantes de la literatura cuyas obras se enseñan en el aula, están alojados en bibliotecas de todo el mundo y son temas de conversación en tonos reverentes, siempre me han causado una profunda impresión. Y que ahora  me unan a los nombres de una lista como esta realmente no existen palabras.

No sé si estos hombres y mujeres alguna vez pensaron en el honor de tener un Nobel, pero supongo que cualquiera que esté escribiendo un libro, un poema o una obra de teatro en cualquier parte del mundo podría albergar ese sueño secreto en su interior. Probablemente lo tienen enterrado tan profundo que ni siquiera saben que está allí.

Si alguien me hubiera dicho que yo tenía la más mínima posibilidad de ganar el premio Nobel, habría pensado que mis posibilidades eran tantas como las de estar en la Luna". De hecho, durante el año en que nací y durante unos años después, no hubo nadie en el mundo que fuera considerado lo suficientemente bueno para ganar el Nobel. Por lo tanto, reconozco que estoy en una compañía muy rara, por decir lo menos.

Yo estaba de viaje cuando recibí esta sorprendente noticia, y me tomó más de unos minutos para procesarla correctamente. Comencé a pensar en William Shakespeare, el gran dramaturgo.

El pensamiento de que estaba escribiendo literatura no podría haber entrado en su cabeza. Sus palabras fueron escritas para el escenario, para ser habladas no leídas. Cuando estaba escribiendo Hamlet, estoy seguro de que estaba pensando en muchas cosas diferentes: "¿Quiénes son los actores adecuados para estos papeles?" "¿Cómo debería ser la puesta en escena?" "¿Realmente quiero establecer esto en Dinamarca ? "Su visión creativa y sus ambiciones estaban sin duda en la vanguardia de su mente, pero también tuvo que haber pensado en asuntos más mundanos como "¿dónde voy a conseguir un cráneo humano?" Apuesto que lo más lejano que pensó fue "¿es esto literatura?"

Cuando empecé a escribir canciones como un adolescente, e incluso cuando comencé a lograr algo de renombre, mis aspiraciones para estas  no fueron tan lejos. Pensé que podrían ser escuchadas en cafés o bares, tal vez más tarde en lugares como el Carnegie Hall o el London Palladium.

Si realmente hubiera soñando mucho, tal vez pude haber imaginado producir un disco y luego escuchar mis temas en la radio. Ese fue realmente el gran premio en mi mente. Hacer discos y oír sus canciones en la radio, pues  significaba que estaba llegando a una gran audiencia y que podría seguir haciendo lo que había planeado hacer.

Bueno, he estado haciendo lo que me propongo hacer durante mucho tiempo. He hecho decenas de discos y he tocado miles de conciertos por todo el mundo. Pero son mis canciones las que están en el centro vital de casi todo lo que hago. Parece que he encontrado un lugar en la vida de muchas personas a través de muchas culturas diferentes, y estoy agradecido por eso.

Pero hay una cosa que debo decir. Como intérprete he cantado para 50 mil  personas y he cantado para 50 personas y puedo decir que es más difícil hacerlo para 50 personas.