Escenario

Eduardo Galeano habló de Guatemala en uno de sus primeros libros

El escrito uruguayo Eduardo Galeano (1940-2015) publicó el libro Guatemala, país ocupado, el cual reúne el trabajo periodístico que el fallecido autor realizó sobre el conflicto armado interno en el país.

Por Cristian Dávila

Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz en 1992, y Eduardo Galeano, durante una conferencia en Montevideo, Uruguay, en el 2000.
Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz en 1992, y Eduardo Galeano, durante una conferencia en Montevideo, Uruguay, en el 2000.

El libro, que se publicó en 1967, incluye diez capítulos y un apéndice del guatemalteco Luis Cardoza y Aragón (1901-1992). Este se titula 13 años de “gloria victoria” y hace una crítica a la intervención política que tuvo Estados Unidos sobre Guatemala en esa época.

Cuando Galeano tenía 26 años viajó a Guatemala y entrevistó a César Montes, comandante de las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) y otros líderes, con quienes habló sobre la situación política del país.

Fragmentos

En el libro, Galeano plasmó sus experiencias y aventuras para llegar a cada lugar de Guatemala en donde realizó las entrevistas que se encuentran en la publicación.

“Un criminal fusilado en La Habana provoca grandes títulos en los diarios, pormenorizadas descripciones, indignados editoriales: Cuba es siempre objeto de maldición, nunca de información. Los campesinos, obreros y estudiantes guatemaltecos despedazados por la tortura o acribillados a balazos en la ciudad y los campos, no merecen, en cambio, ni un segundo de trasmisión en los teletipos de las agencias informativas”. Así comienza la introducción de Guatemala, país ocupado.

Portada-de-libro-Galeano.jpg

Portada del libro Guatemala, país ocupado, de Eduardo Galeano (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

“Esta vergüenza que siento, intoxicado ciudadano sin experiencia de intemperie, es una anticipación de la que sentiré cuando lleguemos al campamento que César Montes y un pequeño núcleo guerrillero han improvisado en algún rincón del oeste de Guatemala: frente a este puñado de muchachos que viven muriendo y matando por la revolución seré, como decía no sé quién, ‘un grave caso de virginidad’”, se lee en el capítulo La furia en las montañas.

“En el curso de nuestras conversaciones, el comandante guerrillero César Montes me dice: ‘No es un secreto para nadie que el problema campesino en nuestro país se decidirá con la integración de los indígenas, a través de la lucha, a la vida nacional’. Esta es la clave de los tiempos que vienen: el futuro de la revolución guatemalteca depende, en medida determinante, de la actitud de los indios”. Fragmento del capítulo Clave en lenguas mayas.

Reflexiones

“Las proyecciones centroamericanas de la revolución guatemalteca no podían cristalizar sino a través de otras revoluciones que no se produjeron. De sus pequeños países vecinos, gobernados por hombres de paja de la United Fruit o por dictadores vitalicios, Guatemala no recibió otra cosa que hostilidad o indiferencia”, se lee en el capítulo Historia de las víctimas.

“La furia de la cacería recuerda, claro que en menor escala, lo de Indonesia. Bajo ninguno de los anteriores regímenes militares de Guatemala, el terror se había apoderado del país como bajo el régimen civil de Julio César Méndez Montenegro. Las bandas armadas de la extrema derecha operan con impunidad y eficacia, amparadas a la sombra protectora del ejército y la policía, de quienes son hijas. Los policías llevan coraza protectora en las calles, los jeeps patrullan día y noche la capital: pero el brazo armado de la ley no confunde sus enemigos”. Memoria plasmada en el capítulo Huellas del terror.

Estos son algunos fragmentos del libro Guatemala, país ocupado (1967), de Editorial Nuestro Tiempo.