Escenario

El Cigala  viene a Guatemala en abril

Quien nunca ha escuchado a Diego El Cigala, cantante español de flamenco nacido en Madrid, 1968, suele sorprenderse al oírlo interpretar tangos argentinos o sentidos sones cubanos.

Por Gustavo Montenegro

El artista visitará Guatemala el próximo 26 de abril. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El artista visitará Guatemala el próximo 26 de abril. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Si bien hunde sus raíces en la más pura tradición del “cante” español, este intérprete ha tenido una evolución dinámica hacia otros géneros de música, los cuales contagia con la magia de su voz aterciopelada y por momentos desesperada.

En estos días lleva a cabo una gira con la cual se ha presentado en varios escenarios de Europa, América y Oceanía. Ya tiene programados, además, conciertos en Australia y Nueva Zelanda.

El 26 de abril, El Cigala ofrecerá un concierto en Guatemala, en la Sala Efraín Recinos del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias.

Su vida, su obra

En realidad se llama Ramón Jiménez Salazar, pero por disputas familiares le llaman Diego. Proviene de una familia de artistas del flamenco; su padre, andaluz, se ganó la vida en tablaos —sitios donde se presentan espectáculos flamencos—.

A los 12 años, Diego ganó su primer certamen de canto flamenco. Así empieza una vida de éxitos que tiene su despegue en 1997, cuando lanza su primer disco en solitario.

En el 2003 su estilo cruza un océano al fusionarse con el estilo del gran pianista cubano Bebo Valdéz, con quien graba el célebre Lágrimas negras, álbum que le da resonancia mundial. Gana dos Grammy.

En el 2008, la fuerza de la canción latinoamericana lo hace grabar Dos lágrimas, que se suma a una amplia discografía de canto español, que lo ha hecho ser profeta en su país, pero también lejos de su tierra.

En el 2010 graba Cigala&Tango, un apasionante recital de temas propios de Argentina a los cuales llena de una musicalidad inusitada. Además colaboran con él destacados músicos de aquel país, entre ellos, el roquero Andrés Calamaro.

En el 2015, en el comienzo de su gira, El Cigala sufre un duro golpe de la vida: fallece su esposa, con quien vivió por más de 25 años, su inspiración y su fuerza. Pero según relata, esa misma noche tenía un concierto y salió a cantar porque “es lo que ella hubiera querido”.