Escenario

El cine de culto de Coppola recompensado con el Princesa de Asturias

Helicópteros rociando napalm sobre Vietnam al son de las valquirias de Wagner o una ensangrentada cabeza de caballo entre las sábanas de una víctima de la mafia: los “iconos”  creados por el cineasta estadounidense Francis Ford Coppola le valieron el premio Princesa de Asturias de las Artes.

Por Anna Cuencia/AFP

Autor de clásicos como “Apocalypse Now”  o la saga “El Padrino” , Coppola, de 76 años, es un “renovador temático y formal” , resaltó el presidente del jurado al anunciar este miércoles el galardón en una breve ceremonia televisada desde Oviedo, en el norte de España.

Grabadas para siempre en la retina de los espectadores, “sus exploraciones en torno al poder y sobre los horrores y el absurdo de la guerra han trascendido su obra artística, convirtiéndose en iconos colectivos y universales del imaginario y de la cultura contemporáneos” , agregó.

El premio de las Artes es el primero de los ocho que cada año desde 1981 concede la Fundación Príncipe de Asturias, rebautizada ahora como Fundación Princesa de Asturias en honor a la pequeña Leonor de Borbón, de 9 años, nueva heredera al trono de España tras la proclamación de su padre, Felipe VI, como monarca a raíz de la abdicación de Juan Carlos I en junio.

Nacido el 7 de abril de 1939 en el seno de una familia italoamericana de Detroit, en el noreste de Estados Unidos, y formado en arte dramático y bellas artes en universidades de Nueva York y Los Angeles, Coppola es autor de una dilatada filmografía iniciada en 1970 con la bélica “Patton” , que la valió el primero de sus siete Oscars.

Sin embargo, la obra que lo encumbró fue “El Padrino”   (1972) , adaptación de una novela de Mario Puzo, elegida en 2014 como “la mejor película de la historia”  por la industria de Hollywood, en la que un envejecido Marlon Brando encarna al jefe mafioso Vito Corleone.

Rodada en 52 días con un reparto que incluía Al Pacino, Robert Duvall y Diane Keaton, “se convirtió en uno de los estrenos más taquilleros del momento” , se alzó con tres estatuillas de Hollywood y fue seguida por dos secuelas en 1974 y 1990, recordó la Fundación Princesa de Asturias.



Fotografía de archivo del cineasta estadounidense Francis Ford Coppola (Detroit, 1939), tomada en Madrid. (Foto Prensa Libre: EFE)
Fotografía de archivo del cineasta estadounidense Francis Ford Coppola (Detroit, 1939), tomada en Madrid. (Foto Prensa Libre: EFE)


Visionario e innovador

“La década de los 70 culminó para Coppola con el estreno de Apocalypse Now (1979), una adaptación libre de la novela de Joseph Conrad El corazón de las tinieblas. El largometraje está incluido entre las grandes obras maestras del cine y en su momento fue de los de mayor presupuesto de su historia”, agregó.

Iniciada en Filipinas en 1977, la cinta, protagonizada también por Brando y por un entonces desconocido Martin Sheen, tuvo que sobrevivir a múltiples vicisitudes -un huracán incluido- para ver la luz dos años después gracias a las varias decenas de millones de dólares que el propio Coppola puso de su bolsillo.

“Visionario e innovador, Coppola ha hecho suyo el concepto wagneriano de obra de arte total, donde nada se escapa a su atenta mirada de director y a su empeño genuino por hacer cine de autor dentro de la maquinaria de los grandes estudios”, señaló la Fundación.

Su figura “es imprescindible para entender la transformación y las contradicciones de la industria y el arte cinematográficos, a cuyo crecimiento ha contribuido decisivamente”, estimó por su parte el jurado.



Foto tomada en enero de 2015 cuando Francis Ford Coppola daba un discurso en Hollywood, California. (Foto Prensa Libre: AFP)
Foto tomada en enero de 2015 cuando Francis Ford Coppola daba un discurso en Hollywood, California. (Foto Prensa Libre: AFP)


En los años 1980, con películas como “Rebeldes”, “Peggy Sue se casó”  o “La ley de la calle”, lanzó al estrellato a una nueva generación de artistas entre los que se encontraban su sobrino Nicolas Cage y su hija, Sofía Coppola, convertida ahora en una reconocida cineasta.

En 2009 retomó el tema de la inmigración italiana, pero esta vez en Buenos Aires a principios del siglo XX, con “Tetro” , rodada en Argentina.

Dotado con 50 mil euros  (unos 56 mil dólares) y una escultura creada por Joan Miró, el galardón le serán entregado, junto a los ganadores en las siete categorías restantes, en otoño en una ceremonia en Oviedo, sede de la Fundación Princesa de Asturias.