Escenario

El reto de hacer buen teatro en Guatemala

Laboratorio Teatral Artes Landívar cumple cinco años, impulsado por la actriz y directora Patricia Orantes, una actriz de reconocida trayectoria en las tablas guatemaltecas, quien ha logrado llevar, con el Laboratorio, propuestas muy originales a la escena nacional.

Por Ángel Elías

Patricia Orantes es primera actriz, productora y directora encargada del Laboratorio Teatral Artes Landívar.
Patricia Orantes es primera actriz, productora y directora encargada del Laboratorio Teatral Artes Landívar.

Por este grupo, —Laboratorio Teatral— han pasado más de una docena de actores, artistas plásticos y músicos que han hecho de esta una propuesta muy sólida.

Orantes tiene una mente entusiasta y despierta; sabe identificar el talento y el aporte en los actores que llegan a sus propuestas. “Es un constante trabajo. Creamos diferentes propuestas e ideas, y lo maravilloso es lograr ponernos de acuerdo y aprender de los otros”, dice.

La actriz siempre tiene algún proyecto nuevo en mente. “Para agosto tenemos un montaje llamado El legado inútil”, expresa.

¿Cómo ha sido la experiencia de estos años en el Laboratorio Teatral?

Enriquecedora en mi vida teatral y personal. Cuando la Universidad Rafael Landívar me convocó siempre busqué que el espacio fuera diverso. Con este proyecto intento entender la realidad como país, porque al final de todo, nuestro país es así. Se abrieron espacios para actores de todas las edades, pero principalmente para los jóvenes, muchos con años y experiencia en el teatro.

Orantes-2.jpg

Escena de la obra Revuleta la vuelta, con el actor Miguel Hernández. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

¿Cómo nacen las propuestas?

Estas salen de la experiencia de los actores, de todos sus aportes, que aunque no son propuestas autobiográficas, sí tienen mucha discusión entre nosotros; las obras prácticamente parten de cero. Mauricio Kartún (dramaturgo argentino nacido en 1946) habla de la incertidumbre y el papel en blanco y de eso partimos, del desafío de enfrentarnos a nosotros.

Orantes-3.jpg

Doce Calle Esquina es un montaje que analiza las condiciones de las personas recluidas en un hospital para enfermos mentales. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

¿Este proceso ha sido difícil?

Es como unir el hilo en telar, es inventar todo, desde un punto de partida que puede ser la realidad, de algo que nos hiere, alegra, que nos toca. Hay que llevarlo desde el punto de vista personal hasta a lo ficticio. Han aparecido a raíz de esto, propuestas muy reales relacionadas con la violencia hacia la mujer, la guerra en el país o temas sociales. Muchas de estas han visto luz gracias a Víctor Barillas, un director sensible e inteligente que ha revolucionado la escena en Guatemala.

¿Cuáles son los planes para el futuro?

—Sonríe—. Viene mucho trabajo, y abrir el espacio para nuevos artistas en el Laboratorio para el próximo año. No creo en las compañías, creo en el trabajo y la experimentación, y esa es la labor del Laboratorio: albergar las nuevas ideas, voces y rostros del teatro guatemalteco.

AGENDA

  • Martes 14.  Doce Calle Esquina. 11 y 19 horas.
  • Miércoles 15.  Lugar de pocos árboles. 19 horas.
  • Jueves 16.  Revuelta la vuelta, 11 horas; Una historia sin importancia, 16 horas; En adiestramiento me vi y De las lunas que enterramos, 19 horas.
  • En Laboratorio  Teatral Universidad Rafael Landívar, zona 16. Edificio F, salón 107.
  • Entrada libre.