Escenario

Esta es la verdad sobre las rayas en las fotos de Kim Kardashian

El pasado martes se viralizó una captura de pantalla de la historia de Snapchat de Kim Kardashian donde aparecían dos rayas blancas que parecían cocaína.

Por Anna Lucia Ibarra

Kim Kardashian tiene más de 54 millones de seguidores en Twitter. (Foto Prensa Libre: Zeleb).
Kim Kardashian tiene más de 54 millones de seguidores en Twitter. (Foto Prensa Libre: Zeleb).

Kim Kardashian es popular por subir una gran cantidad de fotos y videos a sus redes sociales todos los días. El pasado martes, uno de sus seguidores notó dos extrañas rayas bancas en uno de los muebles de la celebridad.



Reality şovu yıldızı Kim Kardashian'ın sosyal medya hesabında paylaştığı selfie tartışma konusu oldu. 36 yaşındaki Kardashian'ın kendini çekerken arka masanın üzerinde duran beyaz toz hayranlarının dikkatini çekti. O tozun ne olduğu ile ilgili Twitter'da hayranları 'Kokain mi kullanıyorsun?' gibi sorular sormaya başlayınca, genç yıldız olayı açıklığa kavuşturdu. Kardashian Twitter hesabından 'Bu tarz dedikodular hoşuma gitmedi, bu yüzden bu konuyu açıklığa kavuşturup hemen kapatmak istiyorum. Dylan'ın doğum günü partisinden kalan şekerlerin tozu' notunu yazdı. #kimkardashian #kuwtk #twitter #instagood #instadaily #magazin12 #magazine #haber #ünlüler

Una publicación compartida de Yabancı Magazin Haberleri🌟 (@magazin.12) el



La fotografía se viralizó y los fanes alegaron que eran dos rayas de cocaína. La socialite utilizó su cuenta de Twitter para desmentir los rumores y decir que era azúcar que había quedado en la superficie.





Aunque era cierto que Kim y su hija North habían visitado una tienda de dulces ese día, no todas las personas creyeron esta versión de la historia.

10 horas después del primer tuit, Kardashian publicó que en realidad no era azúcar y que había descubierto el motivo de la confusión.





En un video Kim mostró a todos sus seguidores que las rayas eran en realidad manchas blancas que tiene su mueble de mármol. Incluso frotó su mano sobre la superficie para demostrar que estaban dentro y no se podían limpiar.