Escenario

Éxitos, política y alta tecnología conforman la gira de U2

El nuevo espectáculo en vivo de U2 incluye un llamado a la lucha contra el sida, la condena de los atentados con carros-bomba en 1974 en Irlanda, la voz de Stephen Hawking, artilugios de alta tecnología en la tarima y poco más de dos horas de música, la mayor parte de su álbum de 2014, Songs of Innocence.

Por Inglewood, California / AP

Archivado en:

Bono Conciertos Gira Música Rock U2
Bono, líder de U2, durante su concierto en Inglewood, el martes (Foto Prensa Libre: AP).
Bono, líder de U2, durante su concierto en Inglewood, el martes (Foto Prensa Libre: AP).

El cuarteto irlandés trajo su gira Innocence & Experience al Forum de Los Ángeles el martes, en la primera de sus cinco presentaciones por la ciudad.

La gira por Norteamérica y Europa, que comenzó a principios de mes en Vancouver, Canadá, continúa hasta el 15 de noviembre.

Juntos desde 1976, el vocalista Bono, el guitarrista the Edge, el bajista Adam Clayton y el baterista Larry Mullen, Jr. saben cómo montar un show de rock. Pero les faltó un poco de energía y emoción en su primer concierto de Los Ángeles, quizás confiando demasiado en las enormes pantallas horizontales suspendidas sobre el escenario.

Como en sus giras previas, el escenario desempeñó un papel protagónico. Las gigantescas pantallas funcionaron con algunas canciones, como el tema autobiográfico de Bono Cedarwood Road, en el que pareció estar caminando por una ciudad hecha con dibujos animados. Pero cuando el cuarteto tocó entre las pantallas paralelas Invisible o Even Better than the Real Thing, parecían estar tocando en la TV, no en vivo en el escenario. Aun así, fueron en general asertivos y sonaron tan bien como en el estudio.

Abrieron con algo nuevo, The Miracle (of Joey Ramone), y algo del pasado, Electric Co., de su álbum debut de 1980. El repertorio incluyó éxitos como Vertigo, I Will Follow, Beautiful Day y With or Without You.

Mensajes sociales

Después de Bullet the Blue Sky, Bono levantó los brazos y dijo, “No disparen. Soy un estadounidense”. Mientras interpretaban Pride, inspirada en Martin Luther King, Jr., el cantante y activista invocó al espíritu del difunto líder. “Doctor King, lo necesitamos en Ferguson y en Baltimore ahora más que nunca”, dijo. “Necesitamos el espíritu del pacifismo, el espíritu del amor”.

También elogió a los votantes irlandeses que la semana pasada legalizaron el matrimonio entre personas del mismo sexo: “El amor es la ley superior”, dijo. Los mejores momentos de la banda fueron cuando los artilugios dieron paso a la música. Mullen le dio un nuevo sentido a Sunday Bloody Sunday marchando con un redoblante, y una versión básica de Every Breaking Wave, en la que Bono estuvo sólo acompañado por the Edge, fue muy emotiva. Una grabación con la voz de Hawking sonó antes de que la banda regresara para el bis.

Videoclip de Every Breaking Wave, de U2.

El científico habló sobre la necesidad de convertirnos en “ciudadanos globales” mientras en las pantallas se veía un anuncio de la organización de Bono contra la pobreza, One.

Bono también aprovechó para hablar sobre el sida y un esfuerzo para erradicar la transmisión de la enfermedad de madre a hijo en los próximos cinco años. Cantó unas cuantas líneas de Mother and Child Reunion de Paul Simon antes de cerrar el espectáculo con One.