Escenario

El cuentacuentos Édgar Molina recorre América del Sur con sus historias

“La vida es lo que hacemos de ella. Los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos”, escribió el poeta portugués Fernando Pessoa (1888-1935) sobre el reto de viajar por el mundo.

Por Ángel Elías

Presentación en la casa de los titiriteros a los niños y niñas de la comunidad de Tornameza, Lima, Perú.
Presentación en la casa de los titiriteros a los niños y niñas de la comunidad de Tornameza, Lima, Perú.

El cuentacuentos guatemalteco Édgar Molina, mejor conocido como El Pollo, de la compañía Cuentos y Talentos, emprendió a principios de este año un viaje al centro de la tradición oral por Latinoamérica, siguiendo al pie de la letra lo descrito por Pessoa.

Desde marzo recorre distintos países de Sudamérica y representa a Guatemala en varios festivales. “El viaje comenzó en 1 de marzo del 2016. En realidad todo empezó en diciembre del 2015 con la idea de viajar por diferentes países para conocer el movimiento de narración oral en ese sector del continente”, relata desde Colombia, país en el que ahora se encuentra.



Jugando en la mitad del mundo #Quito #Ecuador

Una foto publicada por Edgar Molina (@edgar_elpollo) el



Pero una cosa es imaginar un viaje de esa magnitud y otra diferente llevarla a cabo. “En ese entonces me puse en contacto con Roberto Braham, que estaba realizando el proyecto denominado En Ruta Por la Infancia por toda Latinoamérica y decidimos que me uniría a su expedición”, explica Molina.



Cierre del Narratón, en La Paz, Bolivia, durante el  Festival Apthapi de Cuentacuentos.
Cierre del Narratón, en La Paz, Bolivia, durante el Festival Apthapi de Cuentacuentos.


Su recorrido comenzó en Chile y ha visitado Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia. “Es un viaje que me ha dejado muchas experiencias, principalmente porque me da la oportunidad de dar a conocer a Guatemala en latitudes donde se habla poco de ella. Es hermoso saber que ahora niños de Perú, Argentina, Chile o Bolivia conocen las historias de Atitlán o de los mayas”, comenta este embajador cultural.



En acción. Contando en Lima, Perú. #narraciónoral #cuentacuentos

Una foto publicada por Edgar Molina (@edgar_elpollo) el



“Los cuentacuentos son una puerta para continuar con mis viajes, pues son la llave que me abre la oportunidad de presentaciones que me representan ingresos económicos”, añade.



Función de Édgar Molina en un parque de la ciudad de La Paz, capital de Bolivia.
Función de Édgar Molina en un parque de la ciudad de La Paz, capital de Bolivia.


Molina va dejando una huella, con sus cuentos, en el corazón de los niños sudamericanos, que ahora ya conocen un lugar llamado Guatemala. El recorrido de Molina no termina y los planes lo llevarán a otros países en los que está invitado a festivales de tradición oral.

Algunas fotografías del viaje



Un Picasso y demás cuadros de la colección de Botero.

Una foto publicada por Edgar Molina (@edgar_elpollo) el





Las sierras orientales en #Bogotá #Colombia

Una foto publicada por Edgar Molina (@edgar_elpollo) el





Esa sensación de estar dentro de una de las novelas del Gabo. Las calles del pequeño pueblo del Pijao Colombia.

Una foto publicada por Edgar Molina (@edgar_elpollo) el









De leerlo a vivirlo #Machupicchu #peru #viajandodelcuento

Una foto publicada por Edgar Molina (@edgar_elpollo) el