Escenario

Personalidades del arte aseguran que “llegó el momento para la democracia”

Artistas expresaron sus puntos de vista respecto de la dimisión de quien fuera hasta ayer, el presidente de Guatemala Otto Pérez Molina.

Por Ángel Elías

Músicos, dramaturgos y artistas visuales coinciden en que, estos momentos que vive el país, deben servir para reflexionar respecto del papel que tienen los ciudadanos y su misión por construir una Guatemala mejor. En esta edición se incluyen algunos extractos de la entrevista que se les realizó.

Reconciliación

Para la actriz guatemalteca María Teresa Martínez esta es una excelente oportunidad para crecer como país.

“Todo este movimiento que acabó con la renuncia de Otto Pérez Molina reconcilia a un pueblo que por razones históricas había estado dividido. Es una oportunidad de cambio para el país. El presidente tuvo la oportunidad de salir dignamente, con su renuncia, no fue capturado. Este despertar del país es uno de los más importante que se ha tenido en muchísimo tiempo. Desde ahora en adelante los guatemaltecos ya no se dejarán de los políticos. Ya poco a poco tienen las herramientas necesarias para cambiar las cosas. El guatemalteco lo necesita. Ahora queda participar para este domingo. Hay que razonar el voto y saber que así se puede cambiar el país”, dice Martínez.





Entusiasmo

La actriz guatemalteca María Mercedes Arrivillaga ve con júbilo esta parte de la historia en el país. “Todos fuimos a manifestar para que acabara toda esta corrupción. Ahora los jóvenes se expresan, tienen un momento importante en la vida que es único. Me pareció maravilloso que todos nos expresamos abiertamente; hemos perdido el miedo que durante años nos dejó la guerra interna. Es favorable para mejorar la autoestima, tratar de hacer cambios, generar ideas y discutir soluciones.  El gobierno debe saber que sus acciones deben encaminarse a lograr complacer al pueblo. Esta una fiesta cívica”.





Orgullo

Las movilizaciones sociales, las protestas pacíficas y las expresiones del pueblo, para el dramaturgo Roberto Díaz Gomar, fueron la base de los cambios en el país. “Es lo que todos estamos esperando.  Los que llegamos a manifestar nuestro descontento en las distintas plazas; nos sentimos satisfechos por ser escuchados. Es el clamor popular lo que ahora se siente. Las leyes deben ser modificadas, pero principalmente hay que  lograr acuerdos para que estas se cumplan. Con esto la ciudadanía retoma la esperanza por alcanzar un gran país. Nunca había estado en un movimiento tan guatemalteco. Me siento orgulloso”.





Cambios

“Lo supe desde que tomaron la presidencia”, reflexiona el artista visual Ramírez Amaya cuando se le pregunta sobre la renuncia de Otto Pérez Molina. “Fue el peor error retomar un gobierno militar; él fue un saqueador que no tenía escrúpulos. Ahora queda tomar las decisiones valientes y la ciudadanía debe tener la capacidad de ponerse el país al hombro; y el gobierno que viene tiene que  solucionar problemas tan profundos como la educación y la salud. Esos aspectos  hay que priorizar en cualquier mandato. Ahora, el trabajo de nosotros es lograr que los gobernantes cumplan. Hay que reformar las leyes”.





Estabilidad

El artista Rodolfo Abularach se encuentra consciente de la importancia de la participación ciudadana. “Es un paso hacia la estabilidad nacional, principalmente en la incertidumbre que se creó en estos últimos meses.  Realmente es  un paso para conformar la nación”.

“Es formidable que el presidente haya renunciado. Nunca había sucedido que un mandatario se haya aferrado a un puesto de esa manera. Los   problemas continúan y se debe entender que hay que solucionarlos, y estos deben ser pasos fuertes hacia la democracia”, añade Abularach.





Esperanza

“Es un gran alivio social”: así  define el artista visual Luis Díaz la renuncia de Otto Pérez Molina. “Todos estamos contentos. Es un momento único que enfrenta la corrupción que desde hace muchos años impera en el país. Presiones locales, internacionales y de los medios de comunicación  lo hicieron   posible. Es un buen inicio para la construcción del Estado. Ahora el gran reto es la fiscalización y  la ciudadanía tendrá que  exigir a los gobernantes transparencia. Quisiéramos ver una Universidad   de San Carlos de Guatemala exigiendo transparencia y resultados. Falta mucho para construirnos como nación, pero ya comenzamos”.





Satisfacción

El músico Léster Godínez se siente satisfecho por pertenecer a una sociedad que despierta. “A partir del 16 abril el país se ha ido transformando y eso es lo más hermoso. Es un despertar de la sociedad que durante muchos años  se encontraba en el silencio. Guatemala ya no es la misma. Se abre una nueva etapa y se le envía un mensaje importante a los futuros gobernantes y a  quienes quieran aspirar a los puestos públicos. Ya no más corrupción. El nuevo paso es hacer reformas constitucionales importantes para el país. La Constitución que es de 1985 ya cumplió su misión. Desde ahora se debe pensar en que se necesita nueva legislación”.





Democracia

El artista visual guatemalteco Sergio Valenzuela —Valenz—, resalta la labor de la ciudadanía en para exigir la dimisión de Pérez Molina. “Como guatemaltecos queremos que se comprenda que pedimos respeto como país. Que se tome conciencia de nuestro papel en la sociedad y en sus decisiones.  Se felicita a los ciudadanos porque en esta transición hacia una democracia más consolidada no hubo disparos, ni violencia”, agrega.

”Los índices de corrupción ya no deben repetirse.  Este momento es único, es histórico.  También es una oportunidad para que los gobiernos se esfuercen por ser mejores. Nosotros como población debemos ser fiscales, no perder la huella de nuestras autoridades y exigir que cumplan”.