Escenario

Los 10 detalles más impactantes de lo que dijo Kate del Castillo sobre el Chapo Guzmán

La actriz mexicana Kate del Castillo, quien sigue en el centro de la polémica por su encuentro con el narcotraficante El Chapo, volvió a dar de qué hablar este domingo, cuando publicó un texto extenso sobre lo sucedido.

Por Redacción Espectáculos

Kate del Castillo finalmente expresó su opinión respecto de su encuentro con El Chapo. (Foto: Hemeroteca PL).
Kate del Castillo finalmente expresó su opinión respecto de su encuentro con El Chapo. (Foto: Hemeroteca PL).

Hay varios puntos y reflexiones en los que ahonda la protagonista de La reina del Sur, quien fue contactada por el narcotraficante más buscado -ahora preso- para rodar una película de su vida.

Por si no leyó la noticia el fin de semana o su artículo publicado en el semanario mexcano Proceso, estas son las 10 partes más impactantes de lo que escribió la artista. 

El título del artículo publicado por la actriz es "El día que conocí a Guzmán Loera".

  1. Como actriz y cineasta siempre he buscado proyectos interesantes, fascinantes, retos para salirme de mi zona de confort. Es por eso que no pude decir “No”. Es por eso que decidí contestar un email y decir “Acepto”.
  2. Lo que sucedió al día siguiente de mandar ese tuit y durante algunos meses más fue entre desastroso, vulgar y maravilloso. En medio de este caos, mi equipo (manager, agente, publicista) me pidió que borrara el mensaje. Me rehusé. Después de leerlo varias veces no encontré ni una palabra de la que me arrepintiera, incluso después de que me atacara mucha gente de muchos medios y hasta recibiera amenazas de fanáticos religiosos.
  3. Muchos dijeron que “me creía” La Reina del Sur y que por eso escribí ese tuit. Nunca “me he creído” mis personajes después de enterrarlos. Mis personajes se quedan en el set, pero entiendo que no todos los actores trabajamos igual.
  4. Me preguntaron en qué restaurante quería comer. “En el más cercano, unos tacos me hacen feliz”, les dije. “De ninguna manera”, y aunque estábamos en Toluca afirmaron: “El señor nos encargó que la lleváramos al mejor restaurante de la Ciudad de México, si se entera que la llevamos a unos tacos, nos mata”… Dios mío, dios mío, ¡¡¡DIOS MÍO!!!
  5. Él respondió con una carta escrita con su propia letra, se refería a mí como “amiga” y firmaba “Joaquín Guzmán L”. Me impresionó mucho ver una carta de su puño y letra, en la que describía, entre otras cosas, su cena de Año Nuevo: “Amiga, me dieron pavo y una coca de a litro”. No fue sólo una carta, y todas las guardo aún.
  6. Cuando finalmente le vi el rostro no lo podía creer, en verdad era él. Ya era de noche. De ahí en adelante no pude quitar mi mirada del hombre que había escapado por segunda vez de un penal de máxima seguridad. Tampoco quería ver mucho alrededor. “Mientras menos sepa, mejor”, pensé.
  7. El Sr. Guzmán respetuosamente jaló mi silla y me acompañó. Caminamos por un pasillo, él me tomó del brazo. El corazón me latía a una velocidad que no sabía que era posible. En ese corredor, mientras caminaba llevada del brazo de Joaquín Guzmán Loera, no sé de dónde me salió valor para hablar.
  8. Él me veía con esa mirada penetrante que me atravesaba el cráneo; muy atento me siguió escuchando, continué con voz firme: “Y nuestro proyecto también va a servir para resarcir de alguna forma a las víctimas del crimen organizado, amigo, ¿cómo ves?”.
  9. Tal vez mi voz estaba firme, pero todo por dentro me temblaba, me sentía una nada. Su mirada –que no me había quitado de encima– se clavó aún más en la mía. Miniinfarto, me quería morir. Segundos que me parecieron eternos, hasta que me contestó: “Amiga, tienes un gran corazón, eso me parece muy bien”.
  10. La verdadera pesadilla la viví después del viaje. A partir de entonces, me pregunté: ¿Los productores, Sean y yo tendremos una historia que nos unirá para siempre? No lo sé. Y eso NO define quién soy. Gracias a Dios.