Escenario

Madre Coraje llega al Centro Histórico

Espacio Blanco Teatro tiene el alma repleta de diálogos transparentes y otros, de colores diversos; la sonrisa llena de dramas y también sonrisas iluminadas.

Por Gustavo Adolfo Montenegro

CONVENCIONALISMOS teatrales quedan atrás en este tipo de obras.
CONVENCIONALISMOS teatrales quedan atrás en este tipo de obras.

El camino de 14 años de historia lo ha transitado sobre tablas de grandes teatros, pero también patios de humildes escuelas, sótanos y casas viejas (convertidas en escenario) con la misma finalidad: brindar educación, generar sensibilidad a través del arte escénico y encender de nuevo la convicción.

Rina Flores y Flor de María Armas son las sobrevivientes del grupo original que nació en 1997, cuando el Palacio de Correos recién empezaba a ser centro cultural, pero aún era un montón de salones abandonados y oscuros.

Allí, en esa penumbra montaron Marat Sade, una obra del teatro absurdo, de Peter Weiss, en la cual hay toda una revolución violenta, con gritos, culpables y sentenciados a muerte.

Cortaron cabezas —en realidad eran sandías— y el espanto total de los asistentes llegó cuando empezaron a lanzar los restos de las víctimas —es decir, los trozos de sandía, roja y fría— a los asistentes: una agresión contra la misma audiencia que de pronto era multitud aterrorizada; el público era actor de una tragedia —como suele pasar en tantos dramas sociales—.

“Nos encanta causar una impresión memorable, que la gente se lleve algo, que recuerde lo que presenció”, dice Rina Flores, quien actualmente dirige el montaje Madre Coraje y sus hijos, que se presenta el 9 y 10 de septiembre en ArteCentro Graciela Andrade de Paiz, 9a. calle 8-54, zona 1.

¿Y por qué Madre Coraje?

“Es una obra para tiempos como los que vive Guatemala y el mundo en general. Tomamos este texto del alemán Bertolt Brecht (1898-1956), en el que una madre saca provecho económico de la guerra. Parece una jugada astuta, pero no piensa en sus tres hijos. Y la vida pasa factura Ahí entra el conflicto”, agrega Flores.



La obra  Madre Coraje cuestiona a la sociedad contemporánea de una forma dramática.
La obra Madre Coraje cuestiona a la sociedad contemporánea de una forma dramática.


Flor de María Armas acota que cuando han presentado esta obra en otros países, el público reacciona de formas inesperadas. “Una vez, en Uruguay, al terminar, la gente se quedó quieta, no aplaudió. No sabíamos si les gustó”.

Educación

Espacio Blanco no solo presenta teatro experimental, sino también hacen obras educativas con sentido ecológico. Han hecho giras escolares para enseñar cómo aprovechar mejor la electricidad para inculcar valores en los estudiantes. “Nos gusta desafiar, porque el teatro siempre cuestiona”, agrega Armas.

Las presentaciones de la obra serán a las 18 horas. Admisión Q50, estudiantes con carnet Q25.