Escenario

Muere el sociólogo guatemalteco Carlos Guzmán-Böckler 

Ayer falleció a los 86 años el académico Carlos Guzmán-Böckler, quien es considerado  uno de los primeros investigadores en el campo de la sociología de Guatemala.

Por Redacción Cultura

Carlos Guzmán-Bökler dejó un gran legado en el estudio de las ciencias sociales en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeorteca PL)
Carlos Guzmán-Bökler dejó un gran legado en el estudio de las ciencias sociales en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeorteca PL)

Entre las obras que deja como legado de sus aportes investigativos destaca Guatemala, una interpretación histórico-social, cuya autoría comparte con Jean-Loup Herbert (1970), la cual causó gran controversia en su momento.

“Él fue el gurú de las ciencias sociales de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac). Carlos tuvo enorme mérito, fue el primer sociólogo que se animó a escribir sobre algo que abrió la perspectiva de la realidad nacional y que aún se niega: el aspecto pluriétnico, plurilingüe y pluricultural de la sociedad guatemalteca”, indicó el doctor Héctor Rosada, sobre Guzmán-Böckler, quien murió de un paro cardíaco.

“Algo meritorio de él es que tuvo un contacto directo con la realidad social que investigaba. No trabajaba solo teoría, sino hechos reales”, añadió.

“Hace 40 años fue un autor curiosamente proscrito por la derecha y por la izquierda. Los conservadores lo satanizaban y la izquierda ortodoxa lo miraba como provocador. Encontró una guía de pensamiento original para nuestro país. Hablar de racismo hace 50 años no solo se trataba de la división de clases, sino del factor popular”, refirió el doctor Édgar Gutiérrez, director del Instituto de Problemas Nacionales de la Usac.



Carlos Guzmán-Bökler hizo un profundo estudio sobre la relación entre el mundo indígena y el colonialismo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Carlos Guzmán-Bökler hizo un profundo estudio sobre la relación entre el mundo indígena y el colonialismo. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)


Comprometido con el pueblo

“Fue gran huelguero. Se le conocía como el huevo Guzmán-Böckler. Fue contemporáneo de personajes como Manuel Colom Argueta, Adolfo Mijangos López y Francisco Villagrán Kramer, quienes tuvieron participación política. Sufrió el exilio en México, donde fue profesor de universidades locales. Fue un hombre digno y comprometido con la causa del pueblo de Guatemala”, indicó el doctor Eduardo Velásquez.

“Esos autores —Carlos Guzmán-Böckler y Jean-Loup Herbert—  escribieron acerca de que los pueblos mayas de Guatemala tienen una cosmovisión propia sobre su cultura y desarrollo, lo cual fue fundamental para los estudios posteriores sobre nuestro país. En su tiempo este libro generó un gran debate”, agregó.

“Yo diría que el huevo es de esos guatemaltecos  que pueden descansar en paz. Un hombre que no fue corrupto. Lamentamos su muerte.Todos estamos de luto. Él trató de entender a Guatemala desde la perspectiva de las Ciencias Sociales”, expresó.

Como anécdota, Velásquez recordó que el sociólogo solía hacer nacimientos para ilustrar con figuras guatemaltecas  acontecimientos importantes que sucedían en el mundo, como cuando murió Osama Bin Laden.

“Hace dos o tres meses, los estudiantes de la Asociación de Ciencia Política le hicieron un homenaje en la Usac, donde fue recibido con cohetes, ametralladoras y alegría juvenil”, refirió Velásquez.

“Para mí, la riqueza nacional debe estar repartida de forma equitativa. Un pueblo que no se educa no tiene posibilidades de sobrevivir. Lo fundamental es dar de comer y educar. Nadie tiene derecho a acumular demasiado en desmedro de los que no tienen nada”, indicó Guzmán-Böckler en una entrevista concedida a Prensa Libre en el 2012.





El guatemalteco escribió cuatro libros: Guatemala, una interpretación histórico- social, junto a Jean-Loup Herbert (1970). Colonialismo y Revolución (1975), Donde enmudecen las conciencias, crepúsculo y aurora en Guatemala (1986) y Para recuperar la iniciativa histórica: Guatemala antes y después de 1992 (1995).

Sus restos estarán en Capillas Señoriales, zona 9. Su cuerpo será cremado este miércoles, a las 8 horas.