Escenario

Ya pasaron seis décadas sin Gabriela Mistral

La escritora chilena y primera Premio Nobel de Literatura latinoamericana, Gabriela Mistral cumple hoy 60 años de haber fallecido.

Por Ángel Elías

Gabriela Mistral es una de las grandes poetas del siglo XX en Latinoamérica. (Foto Prensa Libre: Esteban Arreola)
Gabriela Mistral es una de las grandes poetas del siglo XX en Latinoamérica. (Foto Prensa Libre: Esteban Arreola)

Mistral —Lucila Godoy Alcayaga— fue poeta, educadora y revolucionaria. Tuvo con Latinoamérica una relación profunda. Desde sus poemas infantiles hasta sus textos reflexivos rompían con los esquemas políticos de la época, y fue tildada como rebelde.

La historia de Mistral comenzó en Vicuña, población del valle de Elqui (Chile), el 6 de abril de 1889.

A los 20 años, escribió los poemas Sonetos a la muerte, inspirados en el suicidio de su novio, Romelio Ureta Carvajal. “Te acostaré en la tierra soleada con una / dulcedumbre de madre para el hijo dormido, / y la tierra ha de hacerse suavidades de cuna / al recibir tu cuerpo de niño dolorido”, escribió en aquel entonces.





El amor regresó años después a su vida cuando se enamoró del poeta chileno Manuel Magallanes Moure, con quien mantuvo correspondencia en la que ella le compartió su amor y dolor.

Mistral ganó los Juegos Florales de Santiago en 1914. Más adelante conoció a Rubén Darío. Él le publicó en la revista Elegancias de París su poema El ángel guardián y el cuento La defensa de la belleza.





En junio de 1922 viajó a México invitada por el Ministro de Educación, con el fin de colaborar en la reforma educacional y la creación de bibliotecas populares en ese país.

Ese año también publicó su poemario Desolación, en Nueva York, que la haría una figura notable en las letras de esa época.





Durante la década de 1930, Mistral dictó conferencias en EE. UU., Centroamérica y Europa. Visitó Guatemala en 1931 y la dejó plasmada en su ensayo Guatemala Antigua, sobre la destrucción de la ciudad luego de la erupción del volcán.

Máximo galardón

En 1945, a sus 56 años recibió el Premio Nobel de Literatura, y en 1951 el Premio Nacional de Literatura de Chile.