Escenario

Un cuento que regala movimiento y encanto

Uno de los cuentos clásicos más emblemáticos de Charles Perrault, La bella durmiente, podrá ser admirado mediante la narración dancística del Russian Classical Ballet, que se presentará en el país el 28 y 29 de mayo, como parte de su gira latinoamericana.

Por Brenda Martínez

El russian Classical Ballet interpretará la versión del coreógrafo francés Marius Petipa, basada en la música del compositor ruso Piotr Ílich Tchaikovsky.
El russian Classical Ballet interpretará la versión del coreógrafo francés Marius Petipa, basada en la música del compositor ruso Piotr Ílich Tchaikovsky.

Esta obra se presentó hace más de cien años por primera vez, el 15 de enero de 1890, y desde ese entonces ha conservado su esencia original, explicó vía telefónica la directora de la compañía, Evgenya Bespalova. La coreografía fue creada por Marius Petipa y la escenografía, Iván Vsevolozhsky, con música del compositor ruso Piotr Ílich Tchaikovsky.

En esta producción se incluye una escenografía de primer nivel, trajes con detalles suntuosos y 32 bailarines liderados por los artistas principales, Anatoly —el príncipe Désiré— e Irina Kandashevsky —princesa Aurora—.

“Ellos conforman un matrimonio, y uno se percata rápido de esa relación en la escena, donde fluyen entre ellos sentimientos y entendimiento que solo puede demostrarse una pareja real”, refiere Bespalova. Hay que recordar que este es un cuento magnífico que habla sobre el amor y la bondad, que no pueden ser vencidos con nada, agrega la directora. “Por eso pienso que tiene tanto éxito, porque todos siempre queremos creer solo en lo bueno”, dice.

La compañía está integrada por artistas egresados de prestigiosas escuelas coreográficas de Moscú, San Petersburgo, Novosibirsk y Perm.



uno de los momentos más románticos y sublimes de la obra es el beso que despierta a la princesa.
uno de los momentos más románticos y sublimes de la obra es el beso que despierta a la princesa.


Respecto de la estética de esta versión, Bespalova destacó que “Petipa era coreógrafo y compositor, por lo que hacía una magnífica alianza con Tchaikovsky, a fin de que cada movimiento coincidiera con la música”.

“Existen muchas versiones de La bella durmiente, pero no como una unidad como lo planearon Petipa y Tchaikovsky, y por eso es única en su tipo”, añadió.

Origen

“Trabajé muchos años en otros ballets y teatros, lo que me ayudó a comprender qué le gusta al público. De ahí surgió la idea de formar una compañía de ballet clásico —en el 2004—, que ha tenido éxito. Cada año aumentan los países que visitamos, los asistentes que nos llegan a ver, los artistas que desean trabajar con nosotros, pero así también se incrementa el nivel de exigencia”, añade Bespalova. La clave es mantener un repertorio clásico que siempre es interesante para los artistas y los espectadores. En las dos anteriores ocasiones que se ha presentado en el país ha interpretado Romeo y Julieta (2015), y El lago de los cisnes (2014).



 La escenografía  destaca en la puesta en escena.
La escenografía destaca en la puesta en escena.


“Espero que les guste el espectáculo, porque para la mayoría de artistas es un gran reto por su forma estilística, y se diferencia en sus movimientos a los de Don Quijote o El lago de los cisnes. Es uno de los más queridos con un final brillante”, concluyó.

Espectáculo

  • Serán dos únicas funciones, con una duración de dos horas.
  • El sábado 28, a las 20 horas, en el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias. 
  • Valor de las entradas: balcón II,  280; balcón I, Q 380; platea lateral, Q480 y platea central, Q580.
  • El domingo 29, a las 18 horas, en el Teatro Roma, en Quetzaltenango.
  • Valor de la entrada, Q220.