Vida

La importancia de los fertilizantes

El fertilizante o abono es cualquier sustancia orgánica o inorgánica, natural o sintética que aporte a las plantas uno o varios de los elementos nutritivos indispensables para su desarrollo vegetativo normal.

Por POR REDACCIÓN BUENA VIDA

<p><br _mce_bogus="1"></p>

Los fertilizantes y abonos se encargan de entregar y devolver a la tierra los nutrientes necesarios para el adecuado crecimiento de plantas, árboles, prados y arbustos, explica el sitio elhogarnatural.com

Los abonos orgánicos como el estiércol, el compost y la turba aportan nutrientes a las plantas, pero en poca cantidad y de manera lenta. Sus beneficios se refieren más como mejorantes de la tierra al formarse humus, como suministrador de nutrientes, dice el sitio articulos.infojardin.com

Los abonos químicos o minerales lo único que aportan son nutrientes, pero no humus, y no mejoran el suelo en otros aspectos como hacen los abonos orgánicos. Eso sí, enriquecen de minerales el suelo y las plantas disponen de alimento en cantidad rápidamente.

1. Abonos orgánicos

* Estiércoles: lo hay de vaca, de oveja, de caballo, de cabra. Son parecidos al guano, gallinaza, palomina o excrementos de murciélago.

* Compost: el compost es un material obtenido a partir de restos vegetales y otras materias orgánicas sometidas a un proceso de compostaje. Se puede hacer compost casero con los residuos vegetales del jardín y de la comida.

* Turba: hay dos tipos de turba: turba negra (la más habitual) y turba rubia (muy ácida, pH de 3.5). Se emplean mucho como base para preparar sustratos para macetas y para hacer semilleros. También son buenas para adicionar al terreno.

2. Fertilizantes químicos

* Fertilizantes minerales convencionales: urea (45-0-0), nitrato amónico (33-0-0), sulfato amónico, nitrato sódico (nitrato de Chile), superfosfato, cloruro potásico, 15-15-15 (triple 15), 35-15-0 y 13-0-44.

* Fertilizantes organominerales: es una mezcla de materia orgánica con nutrientes minerales (nitrógeno, potasio, magnesio y manganeso). Vienen normalmente granulados en sacos. Ideales para realizar una fertilización completa en el abonado de fondo en todo tipo de cultivos.

* Fertilizantes de lenta liberación: se caracterizan porque se disuelven poco a poco y van liberando los nutrientes a lo largo de varios meses. Son más caros que los convencionales, pero duran más.

* Abonos líquidos y para fertirrigación: se incluyen los usados para verter en las macetas de las plantas de interior.

* Abonos foliares: se aplican pulverizados sobre la planta. El abono foliar se usa como complemento al abonado de fondo. Son útiles para aportar micronutrientes como hierro, manganeso, cobre, ya que se precisan en pequeñas cantidades y se asimilan directamente para aplicarlos en la hoja.

* Correctores de carencias: hay unos fertilizantes especialmente diseñados para corregir cualquier carencia concreta de un elemento o de varios a la vez que se pudiera presentar. Por ejemplo, si hay una carencia de hierro, existe un producto rico en este elemento.

Recomendaciones

Se podría abonar solo con los orgánicos, pero es más costoso y en determinados momentos hacen falta grandes cantidades de nitrógeno, por ejemplo, el cual no pueden suministrarlo, ya que ellos se descomponen lentamente, a su ritmo, según el clima y el tipo de suelo.

La mayoría de abonos o fertilizantes químicos que se usan suelen incluir solo tres nutrientes: el nitrógeno, el fósforo y el potasio. Las plantan necesitan más cantidad de éstos elementos que de ningún otro. Es conveniente asimismo aportar los demás elementos para prevenir carencias de magnesio, hierro, manganeso y boro.