Moda y Estilo

Una primera dama con glamur y estilo

La esposa del presidente chino Xi Jinping, la soprano Peng Liyuan, ha sido incluida en la lista de las mujeres mejor vestidas del mundo que elabora anualmente la revista Vanity Fair.

Por POR EFE

<p>Peng Liyuan ha logrado poner de moda en China un bolso o un vestido solo con lucirlo en una gala o viaje oficial. <br></p>
Peng Liyuan ha logrado poner de moda en China un bolso o un vestido solo con lucirlo en una gala o viaje oficial.

PEKIN- La esposa del presidente chino Xi Jinping, la soprano Peng Liyuan, ha sido incluida en la lista de las mujeres mejor vestidas del mundo que elabora anualmente la revista Vanity Fair, un honor que China no tenía desde que en 1943 figurara en ella la mujer del general Chiang Kai-shek.

Peng, cuyo estilismo ha logrado en muchas ocasiones atraer la atención de los medios de comunicación en los viajes oficiales de su marido, comparte espacio en la lista de este año con Victoria Beckham, Dita von Teese o Catalina de Cambridge, entre otras.

La lista es elaborada desde 1940, Vanity Fair la decide desde 2004 y en una de sus primeras ediciones escogió a Soong May-ling, esposa del entonces máximo líder de la República de China, Chiang Kai-shek, con quien compartiría años más tarde exilio en Taiwán.

La actual primera dama china es célebre en el país asiático mucho antes de que su marido ascendiera a la presidencia, puesto que era una cara habitual en conciertos y galas televisivas ya en los años 80, cuando Xi aún ocupaba cargos locales en el régimen.

Peng, de 50 años, combina su carrera musical con la militar, es oficial del Ejército de Liberación Popular, en un país donde la institución castrense aún tiene un importante papel en el mundo de la cultura, el deporte o los negocios, entre otros muchos sectores.

Desde que es primera dama ha aparcado su actividad musical, pero con su habitual presencia en actos oficiales pues suele acompañar a Xi en todos los viajes oficiales y en las reuniones con mandatarios extranjeros en Pekín, ha conseguido aún mayor notoriedad.

Peng suele escoger vestidos y complementos de marcas o diseñadores chinos, frente a la práctica habitual entre las mujeres chinas de buscar modelos auténticos o copias de firmas de alta costura europeas, y muchas veces ha logrado poner de moda en el país un bolso o un vestido solo con lucirlo en una gala o viaje oficial.