Moda y Estilo

Los hombres se vuelven protagonistas en la Semana de Moda de Nueva York

La ropa masculina dio un paso al frente en la Semana de la Moda de Nueva York, y no por casualidad, debutó en esta primera edición dedicada al hombre con una virilidad viajera, exótica y desafiante.

Por Nueva York/EFE

Modelos lucen las creaciones de Eponymous, durante la Semana de la Moda de Nueva York. Foto Prensa Libre Agencia EFE)
Modelos lucen las creaciones de Eponymous, durante la Semana de la Moda de Nueva York. Foto Prensa Libre Agencia EFE)

Las colecciones del hondureño Carlos Campos y el estadounidense Kenneth Ning y Eponymous, ofrecen una nueva perspectiva para el hombre vanguardista que busca estar a la moda.

El hombre que llega desde lejos y se enfrenta a nuevas realidades y temperaturas es el que ha inspirado a Campos. Es ese el hombre que busca su espacio en el calendario de eventos de moda del mundo.

La colección para 2016 del hondureño se titula Forastero y ese es el hombre que juega a una masculinidad con un estilo sugerente, cuyas raíces se hunden en la elegancia, pero el carácter nómada lo hace buscar inevitablemente la comodidad en tierra ajena.

La elegancia formó parte de la colección masculina del diseñador Eponymous  (Foto Prensa Libre, Agencia EFE)

“Es este hombre que está viajando por toda Suramérica y parece que ha venido con un lugar frío y se ha encontrado con la humedad y ha empezado a quitarse prenda por prenda” , explica Campos, que, se estableció desde hace años en Nueva York.

Al natural

En su nueva colección apuesta por un verde entre la frondosidad de un bosque tropical y la frialdad de la conífera. “Es un poquito más tropical, pero sin perder esa esencia del hombre que es un poco más moderno” , explica, aunque también aparecen el blanco y el color camel.

La misma dicotomía se encuentra en los tejidos como el lino y la lana. “A pesar de que la línea tiene elementos deportivos, es sastrería. Cada prenda está bien construida por dentro, son chaquetas pero están tejidas como si fuesen trajes” , explica el diseñador.

Pantalones cortos, camisetas, zippers, bolsillos y zapatillas tenis en el lado de la informalidad. Solapas, cinturones y abotonado cruzado estilo gabardina apuntalan la alta alcurnia. Y todo ello, homogeneizado por una estética entre lo selvático, lo terroso e incluso lo militar.

El diseñador hondureño Campos, ofreció una gama de prendas que van de lo deportivo a lo formal. (Foto Prensa  Libre, Agencia EFE).

Campos, en cualquier caso, es uno de los diseñadores que había luchado por la realidad de esta primera Semana de la Moda de Nueva York para hombres desde hace años.

“Estoy supercontento. Nos pone en un calendario perfecto porque ya podemos entrar en el mercado. Los calendarios en Europa están establecidos por muchos años y buscar un espacio ha tardado mucho” , asegura quien fuera nombrado en 2009, estrella internacional en ascenso de la moda masculina.

Otro estilo

La apuesta de la pasarela, prefirió la familiaridad que da el estatismo a la sensación sutil del desfile. Y el exotismo de explorador elegante de Campos compartió cartel con dos colecciones que radicalizaron el viaje de simpática exploración hacia el colonialismo autoritario.

Esa fue la apuesta de, Epynomous, que tiene ecos de protectorado británico en sus brazaletes, sus chalecos y sus camisas de lino, mientras viste al pueblo oprimido con traje de raya diplomática o chaqueta de corte militar.

Kenneth Ning, por su parte, amordaza a sus modelos con sugerentes arabescos de una medina. Inspiración milenaria con un giro “punk” hacia la vanguardia del escándalo fácil. Efectivo pero no brillante.

Junto a Campos, los otros latinos de la jornada han sido la propuesta fría del mexicano Garciavelez, protagonizada por un azul entre gélido y galáctico, y el cierre del peruano Sergio Dávila.