Moda y Estilo

Reflejos de buen gusto

Cuando se piensa en decorar la casa, los espejos casi no pasan por la mente, sin embargo, son elementos que aportan un toque sofisticado.

Por Yadira Montes

Los espejos pueden convertirse en piezas de decoración. (Foto Prensa Libre Hemeroteca)
Los espejos pueden convertirse en piezas de decoración. (Foto Prensa Libre Hemeroteca)

Un espejo es imprescindible si se busca ampliar o iluminar el hogar de manera original. Las formas y estilos dependerán del espacio con el que se cuente y del gusto o personalidad de cada integrante de la familia.

“Los espejos, más que proveer amplitud e iluminación en los espacios, son una excelente opción en las habitaciones pequeñas porque agregan dimensión, y también son útiles en las habitaciones que no cuentan con luz natural”, explica el experto en decoración Luis Martínez, de Casa y Estilo.

A criterio de Martínez, es tan importante elegir un buen espejo como acertar con la ubicación que se le dará.

Se puede colocar cerca de una ventana o apoyarlo en la pared para que aporte un efecto óptico con valor decorativo, al mismo tiempo que otorga más profundidad, amplitud, vida y luz al hogar.

¿Fórmulas o reglas?

No existen reglas en el uso de espejos en la decoración, pero sí consideraciones al elegir donde se ubicarán. Lo primero que se debe considerar es qué reflejarán en el lugar donde se colocarán. Por esa razón se debe evitar mostrar elementos no gratos, por ejemplo, una pared a la que le falta pintura, una puerta que está despeltrada, o una vista poco atractiva que se refleja a través de una ventana.

Una recomendación de usar los espejos es en grandes proporciones o emplear varios pequeños para formar un collage.

También es ideal instalarlos en pequeños pasillos o esquinas.

Martínez también aconseja situarlos en muebles estratégicos de la casa —armarios, cabeceras de cama y en las puertas corredizas del clóset—.

Feng shui

Los espejos rotos, deformados, o que incorporen líneas en la superficie que producen corte o duplicación de imágenes se deben evitar ya que, según la teoría del Feng Shui — técnica ancestral china que explica cómo se mueven las energías a través de los espacios y la decoración— desequilibran el ambiente y reducen la energía de los que habitan el hogar, señala la Escuela Feng Shui Natural de Barcelona.

Esto también se aplica a aquellos con tonos grises u oscuros que asemejan a puertas tenebrosas y tétricas.

“No es aconsejable cuando reflejan directamente la cama, pues es como estar desprotegido permanentemente, y el sueño requiere una energía ordenada y apacible”, enfatiza la Escuela.

Otro de los lugares en los que se deben evitar es las habitaciones de los niños y bebés, sobre todo si reflejan directamente la cuna o cama, porque representan una energía yang o activa que impide que los pequeños concilien el sueño y tengan un descanso reparador.

Además, tampoco es seguro colocar espejos en el cuarto de ellos, ya que estos pueden quebrarse y lastimar a los pequeños.