Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

11/11/13 - 10:05 Vida

Síntomas de parásitos intestinales en el perro

Los parásitos intestinales en perros pueden ser un problema serio. Se debe aprender sobre los síntomas, los diferentes tipos de estos y la forma de prevenirlos.

Cuando la mascota sea diagnosticada con parásitos, tener precaución a la hora de manejarlo y tratarlo. En la mayoría de los casos se puede hacer la identificación en casa. Sin embargo, se recomienda consultar al veterinario. Las medidas preventivas pueden mantener tanto a la familia como al can sanos.

Significado

Algunos tipos de lombrices pueden llegar a ser letarles para los cachorros, y en casos severos incluso a los perros adultos. Cuando se deja sin detectar o tratar, causan problemas de salud serios, incluyendo infecciones bacterianas secundarias severas. La mayoría de los parásitos se detectan fácilmente, pero algunos requieren pruebas de laboratorio para confirmar un diagnóstico.

Algunos parásitos intestinales afectan a los perros que también lo contagiarán a las personas. Los niños pequeños son los que corren más riesgo. Las lombrices suelen transmitirse de una especie a otra. Si el perro ha sido diagnosticado, todas las mascotas también necesitarán tratamiento.

Sintomas

Existen varios síntomas que se podrían notar en casa. Uno de los primeros en aparecer es la picazón. El perro podría sentarse en el suelo y arrastar sus nalgas para rascarse. También podría morder su parte trasera repetidamente. Los parásitos adultos, huevos y larvas se expelen por el ano, lo que puede causar una gran incomodidad para el animal. También se podría notar un cambio en el aspecto del perro.

Durante la infestación temprana, el perro perderá peso rápidamente. Esto es debido a que las lombrices se alimentan de los nutrientes que el animal ingiere. Cuando la infestación se vuelve más severa, desarrollará un abdomen hinchado. Podría parecer gordo a primera vista pero cuando se pueden ver las costillas a través de su pelaje y los huesos de su cadera bien pronunciados.

Un síntoma definitivo es notar las lombrices que se expelen en sus heces. Algunas son muy largos y otros son tan diminutos como un grano de arroz. Unos de los síntomas más alarmantes de parásitos intestinales es la sangre en los excrementos de la mascota. Siempre se debe llamar a un veterinario si esto sucede.

Tipos

Entre todos los parásitos que infectan a los perros hay seis tipos principales. Los más comunes son los anquilostomas. Se contagian con ellos comiendo larvas o huevos perdidos. Estos huevos o larvas pueden permanecer en la hierba después de ser expulsadas por un animal infectado durante meses. Los anquilostomas pueden causar una anemia severa e incluso letal en animales jóvenes.

Las lombrices intestinales infectan a los perros prenatales o cuando un perro come un animal infectado como una rata. Estas lombrices suelen causar muchas infecciones secundarias, incluyendo neumonía bacterial.

Los tricocéfalos pueden ser difíciles de diagnosticar. Se transmiten por vía oral-fecal. Las solitarias son los parásitos intestinales más grandes. Pueden crecer hasta 304.8 centímetros o más. El diagnóstico se hace observando las larvas parecidas al arroz en los excrementos. Las giardiasis y coccidiosis son dos tipos de coccidia que afecta a los perros de forma frecuente. Estas dos últimas son muy difíciles de diagnosticar y se necesitará el examen de un veterinario.

Tratamiento/Prevención

Se requiere un antiparasitario intestinal. Debe haber una dosis inicial, seguida de otra 10 días más tarde. En algunos casos podría ser necesario volver a repetir el tratamiento, el cual debe administrarse a todas las mascotas expuestas. Se deben tomar medidas sanitarias inmediatamente.

La prevención consiste en una dosis mensual de un antiparasitario intestinal.  Eliminar todas las heces de las zonas del patio al menos una vez a la semana. No dejar que otros perros defequen en el patio y cuando se camine con el animal recoger siempre sus excrementos.

Advertencia

Los parásitos intestinales en los perros son potencialmente peligrosos para la salud de los humanos. Las personas nunca deben caminar descalzas cuando el  perro tenga una infección. Las larvas del gusano pueden penetrar en la piel de las personas y causar varias reacciones severas. Los bebés pueden enfermar de forma fatal debido a una infección parasitaria. La anemia puede aparecer dentro de las horas de infección. Por ello, se recomienda de inmediato, consultar con el médico.

POR REDACCIóN BUENA VIDA /

Herramientas

Tags

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.